Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Personal de seguridad afgano toma posiciones durante una patrulla tras recuperar el control de una parte de Kunduz, este domingo 21 de agosto en el distrito de Imam Sahib

(afp_tickers)

Las fuerzas de seguridad afganas reconquistaron este domingo un distrito que había caído brevemente en manos de los talibanes cerca de Kunduz, pero los civiles continúan huyendo por miedo a los combates.

"La amenaza sobre Kunduz fue levantada" dijo a la AFP el portavoz del Ministerio del Interior afgano, Sediq Sediqi. "Los talibanes no opusieron tanta resistencia y ahora los estamos persiguiendo y están a la defensiva, no en posición ofensiva", añadió.

La llegada de un contingente de unos 200 hombres del ejército y la policía y refuerzos de artillería permitieron retomar el control del distrito de Jan Abad, ubicado 30 kilómetros al este de la ciudad de Kunduz, en el noreste del país.

La zona cayó bajo control de los insurgentes el sábado después de que éstos lanzaran un ataque durante la madrugada.

Kunduz, la gran capital del norte del país, estuvo en manos de los talibanes durante tres días el año pasado, en una operación con la que los rebeldes lograron su mayor victoria militar desde 2001.

Después de que Kunduz fue tomada por los talibanes el año pasado, Estados Unidos y Afganistán insistieron en que no iban a permitir que ninguna otra aglomeración urbana fuera controlada por los rebeldes.

El representante del Gobierno indicó que las operaciones de barrido continuaban, para "peinar" las últimas zonas. El distrito fue recuperado por las fuerzas del gobierno el sábado de noche, dijo Sayed Mahmud Danish, portavoz de la gobernación de Kunduz.

"Ahora los talibanes están siendo perseguidos. Ya no existe amenaza sobre la ciudad, estamos expandiendo nuestras operaciones más allá del distrito", indicó Sediqi.

A principios de este mes, el grupo lanzó una ofensiva contra la inestable provincia de Helmand, en el sur, logrando rodear su capital, Lashkar Gah, donde viven 200.000 perosnas, pero lograron ser frenados por las fuerzas afganas ayudadas por la aviación estadounidense.

"No habíamos podido desplegar todo nuestro plan operativo sobre Kunduz porque estábamos aún ocupados en otras regiones", reconoció Sediqi, después de que las autoridades locales criticaran el sábado la falta de refuerzos.

- Campos minados -

Cada vez que se produce una nueva ola de violencia, aunque sea breve, los civiles sufren y quedan bloqueados en sus hogares sin provisiones o se ven obligados a huir para buscar refugio. Cuando se producen los combates, las rutas quedan cerradas y los colegios son clausurados. Muchas veces se plantan minas y se destruyen los puentes.

Jalid, un comerciante de Jan Abad, dijo a la AFP que la gente sigue preocupada por la amenaza de que los talibanes vuelvan a la ciudad. "Las calles están vacías. Hay pocas tiendas abiertas en la ciudad. La gente no tienen acceso a la comida ni al agua. Todavía no podemos volver a nuestras casas", dijo.

Mohamad Sahim, otro residente en la zona, dijo que los insurgentes habían saqueado la ciudad y que prendieron fuego a edificios del Gobierno. "La gente tiene miedo, no se ve mucha en las calles, las escuelas están cerradas", dijo, agregando que existe riesgo de que haya escasez.

En las últimas semanas, la población de Helmand sufrió la misma suerte ante el avance de los talibanes hacia la capital provincial, Lashkar Gah. La ONU estima que entre enero y junio, 1.601 afganos murieron y 3.565 resultaron heridos, de los cuales un tercio son niños.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP