Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Soldados del Ejército Nacional Afgano tomando posiciones durante una operación contra insurgentes talibanes en Ghazni, el 14 de octubre de 2015

(afp_tickers)

El ejército afgano intentaba este miércoles socorrer a 18 personas, entre ellas dos moldavos, secuestradas la víspera por los talibanes tras el aterrizaje forzoso de un helicóptero en una región inestable del norte de Afganistán.

Los insurgentes ya mataron a tres pasajeros del helicóptero alquilado por el ejército afgano, entre ellos un moldavo, informó este miércoles el Gobierno de Moldavia.

Las operaciones de búsqueda se reanudaron de madrugada, según el ministerio de Defensa afgano, pero son complicadas porque parte de la zona se encuentra bajo control de los talibanes, que llevan meses intentando ampliar la insurrección al norte de Afganistán.

El martes se enviaron tropas de refuerzo al lugar, pero se toparon con una fuerte resistencia de los insurgentes.

Un total de 21 pasajeros viajaban en el helicóptero alquilado por el ejército afgano a una empresa privada.

Los "tres miembros de la tripulación - dos pilotos y un ingeniero- (...) son ciudadanos moldavos", declaró a la AFP el primer ministro moldavo interino Gheorghe Brega. Mataron a uno de ellos, al igual que a otros dos ocupantes del helicóptero, y dos moldavos figuran entre los 18 rehenes, precisó.

- ¿Aterrizaje forzoso o derribo? -

El aparato, un Mi-17, realizó "un aterrizaje forzoso debido a un problema técnico cerca de Maimana", capital de la provincia de Faryab, informó el ministerio de Defensa afgano en un comunicado.

Los rebeldes talibanes, muy numerosos en los alrededores de Maimana, acudieron inmediatamente al lugar del accidente, en el distrito de Pashtun Kot, y dispararon a los pasajeros.

Las autoridades anunciaron la muerte de tres personas y el secuestro de 18 pasajeros, sin precisar si son militares o civiles.

Los talibanes, que suelen exagerar los resultados de sus operaciones, dieron una versión muy distinta de los hechos este miércoles por la mañana en su página web. Aseguran que "derribaron" el helicóptero, mataron a cinco pasajeros y secuestraron a otros 15.

Por el contrario no mencionan a extranjeros. Los rehenes "se encuentran en lugares seguros y estamos investigando sobre ellos", aseguran los rebeldes islamistas.

La misión de la OTAN en Afganistán, integrada por 13.000 soldados extranjeros, no quiso hacer declaraciones sobre el incidente y se limitó a afirmar que "no hay ningún estadounidense" a bordo del aparato.

La provincia de Faryab, fronteriza con Turkmenistán, es escenario desde hace unos meses de combates entre las fuerzas de seguridad afganas y los insurgentes islamistas cada vez más activos en el norte del país.

A finales de septiembre los insurgentes lograron entrar en Kunduz, una localidad estratégica que controlaron durante tres días. Era la primera vez que se apoderaban de una ciudad importante desde que fueron expulsados del poder en 2001 por una coalición internacional encabezada por Estados Unidos.

Animados por esta conquista, los insurgentes lanzaron días después varios asaltos a otras ciudades.

El 4 de octubre por la noche se dirigieron hacia Maimana, capital de Faryab, pero habitantes armados los obligaron a retroceder. Las fuerzas de seguridad parecían haber abandonado sus puestos.

En el pasado, los insurgentes talibanes lograron derribar varios helicópteros militares.

AFP