Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El secretario de la Defensa Nacional de México, Salvador Cienfuegos, lee una disculpa pública ante 26.000 efectivos reunidos en una base militar de la capital el 16 de abril de 2016

(afp_tickers)

En el ojo del huracán por la divulgación de un video en el que dos soldados y una policía torturan a una mujer, el Ejército mexicano realizó un inusual gesto al pedir disculpas públicas por el incidente que "empaña" el despliegue de las fuerzas armadas contra el crimen.

Una mujer descalza echada en el suelo, que llora y grita mientras una soldado apunta un arma sobre su cabeza, aparece en el video que se hizo viral a partir del miércoles en las redes sociales.

En las imágenes, una agente de la Policía Federal le esposa las manos para asfixiarla -en dos ocasiones- con una bolsa de plástico, mientras una militar le hace preguntas y la amenaza con otras formas de tortura.

"En nombre de todos los que integramos esta gran institución nacional ofrezco una sentida disculpa a toda la sociedad agraviada por este inadmisible evento", dijo este sábado el general Salvador Cienfuegos, secretario de la Defensa Nacional, en la explanada principal del Campo Militar Uno de Ciudad de México, ante más de 26.000 soldados.

La sesión de tortura ocurrió el 4 de febrero de 2015 en el municipio de Ajuchitlán del Progreso, Guerrero, un estado del sur de México clave en el cultivo y tráfico de amapola y marihuana.

Ante el escándalo, la Secretaría de Defensa Nacional (Sedena) dijo esta semana haber tenido conocimiento de lo sucedido recién el 10 de diciembre 2015, y aseguró que un capitán y una soldado policía militar fueron arrestados por "desobediencia" en instalaciones castrenses.

"Es necesario expresar públicamente nuestra indignación por los hechos lamentables que sucedieron hace casi 14 meses (...) Malos integrantes de nuestra institución empañan la actuación honorable de miles de mujeres y hombres en uniforme militar", dijo Cienfuegos, en un mensaje que fue transmitido en vivo a unos 130.000 soldados -de los 213.000 que conforman las fuerzas armadas-.

- El despliegue militar continúa -

El asfalto del campo militar cimbró cuando las trompetas sonaron y los miles de soldados corrieron, simultáneamente, para aglomerarse alrededor del podio del general Cienfuegos.

"Que quede claro, no debemos ni podemos enfrentar la ilegalidad con más ilegalidad. La delincuencia se contiene con la ley en la mano (...) Garantizar los derechos de las personas", fustigó, al subrayar que las tropas armadas seguirán operando "hasta los rincones más apartados: en las sierras, las costas, en áreas urbanas y rurales altamente conflictivas".

Al terminar el discurso, el campo militar se estremeció al unísono grito de "¡Vivan las Fuerzas Armadas!" de los soldados, quienes en muchos casos, ignoraban el contenido del polémico video.

"Aquí no tenemos acceso a internet ni a redes", dijo a la AFP bajo el anonimato uno de ellos. "Yo no puedo opinar sobre un hecho que no he visto", comentó otro de ellos.

La fiscalía general investiga el caso desde el 7 de enero y procesará a los tres uniformados por la vía civil. Además de los dos soldados arrestados por autoridades castrenses, la agente de la policía federal involucrada fue ubicada y detenida por sus superiores.

El Estado mexicano lanzó en 2006 una lucha frontal de sus fuerzas federales contra la delincuencia organizada y el narcotráfico.

Pese a la ola de violencia que esto generó, con más de 25.000 desaparecidos y 80.000 muertos, el presidente Enrique Peña Nieto mantuvo el despliegue militar al asumir el cargo en 2012 con la promesa de alcanzar un "México en paz".

Pero ante la persistente denuncia por parte de varias organizaciones internacionales y hasta la ONU de casos de desaparición forzada y tortura, Peña Nieto envió en diciembre del año pasado dos nuevos proyectos de ley al Congreso para prevenir y sancionar estos fenómenos.

- "¿Quieres toques?" -

En el polémico video, mientras la mujer es asfixiada con brutalidad, una militar le pregunta sobre el paradero de otra persona de nombre María.

"¿Vas a hablar? ¿ya te acordaste? ¿o quieres más?", espeta la uniformada.

La mujer asegura entre sollozos que no conoce a María y suplica a los agentes -cuyos rostros no aparecen en el video- que se detengan. Sin embargo, la asfixian nuevamente con la bolsa plástica.

"¿Quieres más bolsa? ¿o quieres agüita? ¿o quieres toques (eléctricos)? Dime tú, ¿qué quieres?", pregunta la soldado, que aparece acompañada de otro militar.

Según medios locales, la mujer torturada es Elvira Santibañez Margarito. Con 21 años al momento de sufrir la agresión, habría sido arrestada junto con dos hombres en posesión de múltiples armas, entre ellas tres AK-47.

Según los medios, pertenecían al cártel La Familia Michoacana y todos estarían presos desde entonces, acusados de portación de armas de uso exclusivo del ejército.

Consultada por la AFP, la fiscalía general no pudo confirmar o negar esta información.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP