Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un grupo de personas llevan el cuerpo del joven palestino Mahmud Abu Fanuna -abatido por soldados de Israel- durante su funeral el 19 de marzo de 2016, en Hebrón, en el sur de la Cisjordania ocupada por fuerzas hebreas.

(afp_tickers)

El ejército israelí admitió este martes que pudo haber matado por error a un palestino de 15 años, al disparar contra personas que lanzaban piedras y cócteles molotov en Cisjordania ocupada.

Los dirigentes palestinos denunciaron un "asesinato" y un nuevo uso excesivo de la fuerza por parte del ejército israelí.

En un primer momento, el ejército israelí había afirmado que Mahmud Badran y otros cuatro adolescentes que resultaron heridos tiraban piedras y cócteles molotov en una carretera de Cisjordania por donde circulan israelíes. Los proyectiles hirieron a tres personas.

Sin embargo, por la mañana, una portavoz del ejército dijo a la AFP que "según los primeros elementos de la investigación, parece que peatones ajenos a los incidentes fueron alcanzados por error".

Mahmud Badran, de 15 años, murió y sus cuatro primos de 16 y 17 años resultaron heridos, según sus allegados.

La carretera 443, donde se producen incidentes frecuentes, es utilizada por los israelíes para circular entre Jerusalén y Tel Aviv.

Jóvenes palestinos se apostan a menudo en las localidades y ciudades cercanas ubicadas al borde de la carretera para lanzar proyectiles contra los vehículos con matrícula israelí.

- 'Mentirosos' -

Pero esa noche de ramadán, los allegados de la víctima y testigos tienen otra versión de lo ocurrido.

Mahmud y sus primos "decidieron esa noche ir juntos al Aqua Park" en Beit Sira, localidad vecina a Beit Ur al Tahta, explica a la AFP su padre Rafat Badran, de 51 años.

Durante el período de ayuno del ramadán, es habitual que los musulmanes trasnochen.

Tras varias horas de baño, retomaron el camino de regreso a su casa en coche, a través de un túnel situado bajo la carretera 443.

Hacia la 01H30, "un vehículo llegó por la carretera 443, hombres armados salieron y dispararon contra su vehículo" cuando salían del túnel, agregó Rafat Badran, con los ojos enrojecidos por el llanto.

La familia, alertada, acudió al lugar de los hechos. Pero "los soldados nos impidieron acercarnos y disparaban contra nosotros. Prohibieron a las ambulancias palestinas recuperar a los heridos", explicó.

"¿El propio ejército dijo haber cometido un error? Son unos mentirosos, es el gobierno de mentirosos de [Benjamin] Netanyahu y de [Avigdor] Lieberman", indicó en referencia al primer ministro israelí y al ministro de Defensa.

"Este asesinato a sangre fría consolida nuestros llamados [a la ONU] para una investigación inmediata y en profundidad de las ejecuciones extrajudiciales israelíes, en especial de niños palestinos", dijo en un comunicado Saeb Erekat, número dos de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP).

- Otra vivienda destruida -

Los organismos de derechos humanos acusan a Israel de usar de forma excesiva la fuerza contra los palestinos.

El ejército se encuentra en el centro de una gran controversia después que un soldado disparara a la cabeza de un atacante palestino que yacía en el suelo tras un ataque contra militares el 24 de marzo en Cisjordania. El Estado Mayor presionó para que el militar fuera juzgado.

Durante la noche, soldados israelíes destruyeron la vivienda de la familia de un palestino abatido en marzo después de un ataque con un cuchillo durante la visita del vicepresidente estadounidense Joe Biden en Israel, informó el ejército israelí.

El 8 de marzo pasado, Bashar Masalha, 22 años, mató a un turista estadounidense de 29 años e hirió a varios israelíes en un barrio turístico de Tel Aviv.

Las tropas israelíes destruyeron el apartamento de la familia, ubicado en el segundo piso de un edificio de tres, en la localidad de Haja, norte de Cisjordania.

El gobierno justifica las destrucciones de vivienda en aras de terminar la actual ola de violencia, aunque algunos responsables de las fuerzas de seguridad cuestionan su eficacia.

Organizaciones de defensa de los derechos humanos critican la destrucción de viviendas, que constituyen una castigo colectivo y afecta duramente a las familias.

Desde que comenzó el actual ciclo de violencia en Israel y los Territorios Palestinos han muerto al menos 209 palestinos, 32 israelíes, dos estadounidenses, un eritreo y un sudanés, según un recuento de la AFP.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP