Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Soldados israelíes inspeccionan un coche palestino en un control de carretera montado este viernes 2 de octubre cerca del pueblo cisjordano de Beit Furik, tras el asesinato a balazos de una pareja de colonos la noche anterior

(afp_tickers)

Varios centenares de soldados israelíes participaron este viernes en la búsqueda, aparentemente infructuosa, de las personas que mataron a un matrimonio de colonos en presencia de sus cuatro hijos en Cisjordania ocupada.

Numerosos incidentes tuvieron lugar en este territorio palestino ocupado por el estado de Israel, donde reina la tensión desde la muerte del matrimonio, cerca de Naplusa (norte de Cisjordania).

Disparos de colonos israelíes hirieron a un palestino de 35 años, según la agencia palestina Wafa.

La policía palestina indicó que colonos tiraron piedras contra vehículos palestinos y que se quemaron decenas de olivos.

También se registraron choques entre palestinos y fuerzas israelíes cerca de Jerusalén Oriental y en Hebrón, en el sur de Cisjordania.

Eitam y Naama Henkin, de unos 30 años y vecinos del asentamiento de Neria, cerca de Ramala (centro de Cisjordania), murieron baleados cuando circulaban de noche, con sus cuatro hijos, entre las colonias de Itamar y Eilon More, informó el ejército.

Los cuatro niños, de edades comprendidas entre 4 meses y 9 años, fueron hallados ilesos en la parte trasera del coche.

El portavoz del ejército, Arye Shalicar, aseguró que las fuerzas de seguridad están llevando a cabo una "búsqueda intensiva" en el terreno y realizando una importante labor de inteligencia.

"Vamos a perseguirlos hasta que los atrapemos a ellos y a quienes los mandaron", prometió el ministro de Defensa israelí, Moshe Yaalon.

Por su parte, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu criticó al presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abas.

"Debo decir que por ahora no he oído ninguna condena del presidente Abas ni de la Autoridad Palestina. Peor aún: hay altos dirigentes de su movimiento, el Fatah, que elogian la acción", dijo el jefe de gobierno israelí.

En un comunicado que no se ha logrado autenticar, un grupo que se presenta como afiliado al Fatah reivindicó el ataque.

Miles de personas asistieron al funeral de los fallecidos en el gran cementerio de Har Hamenuhot en Jerusalén.

La multitud se emocionó cuando un hijo de los Henkin, Matan, de nueve años, pronunció una oración por sus padres.

El ejército anunció durante la noche el envío de cuatro batallones, lo que equivale a varios centenares de hombres, para evitar "una escalada de la violencia en el sector cercano al lugar del ataque", dijo el portavoz.

AFP