AFP internacional

Un miembro del las fuerzas gubernamentales sirias observa una columna de humo cerca de la localidad siria de Qumhanah, en la provincia central de Hama, el 1 de abril de 2017

(afp_tickers)

El ejército sirio retomó el control de dos pueblos de la provincia central de Hama, golpeados la víspera por un ataque sangriento del grupo yihadista Estado Islámico (EI), informó este viernes el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH).

El ejército del régimen y sus aliados reconquistaron Aqareb, cuya población es mayoritariamente ismaelita, y Al Mabuya, donde viven sunitas y miembros de las minorías yafarita, ismaelita y alauita.

Estas dos localidades fueron atacadas el jueves por el grupo islamista ultrarradical, que mató a 25 civiles, entre ellos cinco niños, y a 27 milicianos prorrégimen, según el último balance del OSDH. Por su parte, el grupo EI perdió 10 combatientes.

Por su parte, la agencia oficial SANA afirmó que el ataque yihadista costó la vida a 52 personas, entre ellas 15 niños, y precisó que varias habían sido decapitadas y sus miembros amputados.

La localidad de Al Mabuya ya había sido blanco de un ataque del grupo EI en marzo de 2015, cuando los yihadistas ejecutaron a 37 civiles y secuestraron a otros 50, la mitad de ellos mujeres.

El régimen, los rebeldes y el grupo EI se reparten el control de la provincia central de Hama.

En otro frente, el OSDH informó este viernes de que 22 combatientes del régimen y 40 yihadistas del grupo EI murieron en los combates en el este de la provincia de Alepo en las últimas 24 horas.

En seis años, la guerra ha causado la muerte de más de 320.000 personas, ha expulsado a más de la mitad de los sirios de sus hogares y ha destruido la economía y las infraestructuras del país.

AFP

 AFP internacional