Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Unos sirios rellenan bidones de plástico de agua en una fuente pública de Damasco, el 3 de enero de 2017

(afp_tickers)

El ejército sirio y sus fuerzas aliadas sitiaban este jueves la región rebelde de Wadi Barada, cerca de Damasco, un sector crucial para el suministro de agua potable de la capital siria donde se encuentran las principales infraestructuras acuíferas, indicó la organización OSDH.

Estas infraestructuras fueron dañadas por los combates entre el régimen y los rebeldes, lo que provoca escasez de agua en Damasco desde el 22 de diciembre. Las fuerzas del régimen lanzaron entonces una ofensiva para desalojar a los rebeldes y retomar el control de las diferentes fuentes que hay en la zona.

"Las fuerzas del régimen y los grupos aliados sitiaron Wadi Barada (...) después de cortar la ruta entre esta región y las zonas controladas por los rebeldes" en la región montañosa de Qalamun, fronteriza con el Líbano, declaró a AFP el director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), Rami Abdel Rahman.

Una fuente militar siria confirmó que Wadi Barada está sitiada tras el corte de la carretera, precisando que el ejército sirio rodeaba Ain al Fijeh, una localidad de esta región que alberga la principal fuente de agua.

Las fuerzas gubernamentales continúan sus esfuerzos para obtener, sin una operación militar, la salida de los hombres armados de Ain al Fijeh "para evitar más daños" en el sector, subrayó.

"Los hombres armados están rodeados (...) no tienen otra opción que aceptar un acuerdo o que continúe la operación militar", añadió.

"Preferimos la primera solución de manera que el personal de mantenimiento pueda ingresar rápidamente (en el sector) y reparar los daños", dijo la fuente militar.

El OSDH recordó por su parte que "las fuerzas del régimen recurren regularmente a sitiar una zona para arrancar acuerdos con los rebeldes en esas zonas sitiadas, como fue el caso en varios sectores cerca de Damasco y en Alepo.

Al cabo de un sitio de varios meses y de intensos bombardeos, las fuerzas del régimen retomaron en diciembre la parte de Alepo que estaba en manos de los rebeldes tras la evacuación de miles de rebeldes y civiles.

La ofensiva del régimen en Wadi Barada fue una de las razones evocadas el miércoles por el grupo rebelde sirio más importante, Ahrar al Sham, para justificar su rechazo a participar en las negociaciones con el régimen previstas para el 23 de enero en Kazajistán, impulsadas por Moscú y Ankara.

AFP