Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un policía antidisturbios turco hace guardia sobre un tanque tras un golpe de Estado militar el 16 de julio de 2016 sobre el puente del Bósforo, en Estambul

(afp_tickers)

El golpe de Estado fallido del 15 de julio y la purga posterior han dejado al ejército turco debilitado y herido, en un momento en el que tiene dos frentes abiertos: la guerra contra los rebeldes kurdos y la lucha contra la organización yihadista Estado Islámico.

Su futuro se decidirá en parte el jueves durante un consejo militar supremo en Ankara.

¿Se recuperará el ejército?

Con 750.000 soldados, mayoritariamente reclutas, este ejército constituye la segunda fuerza de la OTAN. Hasta 2010, la Constitución lo señalaba como "guardián de la República turca" y de su laicidad, aunque ese prestigio ya forma parte del pasado: casi un tercio de sus generales (123) están detenidos, una purga sin precedentes.

Para Sinan Ülgen, presidente del Centro para los Estudios Económicos y de Política Exterior de Estambul (EDAM), "el golpe de Estado abortado tendrá consecuencias sobre la capacidad de Turquía para contribuir a la seguridad regional": "la moral y la cohesión" del ejército se verán "inevitablemente afectadas".

Además, una "confianza debilitada" hará "particularmente problemática la cooperación entre el ejército, la policía y los servicios de inteligencia", señalaba Ülgen en un análisis reciente.

¿Qué consecuencias habrá en la lucha contra el EI?

Los estadounidenses han tenido que recurrir a sus generadores en la base de Incirlik, desde donde despegan desde 2015 sus bombarderos para atacar a los yihadistas en Siria: los turcos habían cortado la electricidad. Esta base ha sido uno de los focos de la sublevación contra Erdogan y su comandante, el general Bekir Ercan, está detenido.

Pese a ello, para Stephen Biddle, del Council on Foreign Relations con sede en Washington (CFR), Incirlik "no es determinante en la campaña contra el EI": tan solo hace que "los bombardeos salgan menos caros y sean más eficaces", pero otras bases turcas podrían cumplir esa función.

Más preocupante es la falta de determinación de Ankara a la hora de controlar sus fronteras, ya que de ella depende "la capacidad del grupo Estado Islámico para financiarse a través de la exportación y el contrabando, y para recibir combatientes extranjeros", opina Biddle.

Turquía no puso demasiado interés en vigilar sus fronteras hasta que no se convirtió en objetivo del EI y si la vigilancia baja, Turquía "tendría consecuencias mucho más negativas que la pérdida de bases" militares, advierte el experto.

¿Cómo afectará a la lucha contra el PKK?

Las hostilidades en el sureste del país contra el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) se reanudaron hace un año y han costado la vida de medio millar de efectivos de las fuerzas de seguridad turcas. Ankara deberá reemplazar al hasta ahora responsable de la guerra contra los kurdos, el general Adem Huduti, que actualmente duerme entre rejas.

Pese a ello, "la mayor parte de los combates eran asumidos por la gendarmería", relativiza Bulent Aliriza, del Center for Strategic & International Studies (CSIS), y este cuerpo va a pasar de ser tutelado por Defensa a ser competencia de Interior. Aún "es pronto" para predecir las consecuencias, según Aliriza.

¿Seguirá siendo Turquía un aliado fiable?

La respuesta del Gobierno turco al golpe suscita "interrogantes sobre la fiabilidad de Turquía como aliado", considera Marc Pierini, exembajador de la Unión Europea en Ankara y analista de Carnegie Europe.

Mientras que numerosos interlocutores habituales de los estadounidenses y de las fuerzas de la OTAN están hoy detenidos, existe también el problema de las cabezas nucleares almacenadas en Incirlic.

Al mismo tiempo, Occidente ve con preocupación el acercamiento repentino, tras meses de tensión, entre Ankara y Moscú.

Para Bruno Tertrais, de la Fundación para la Investigación Estratégica (FRS) de París, una ruptura con la OTAN "no beneficiaría a Turquía, pero Erdogan es capaz de tomar decisiones poco racionales".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP