Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un tirador ucraniano vigilando su posición en el frente de la región de Lugansk, el 27 de agosto de 2015

(afp_tickers)

El ejército ucraniano sufrió sus peores pérdidas desde principios de año con la muerte en el este del país de siete soldados, anunciaron este martes las autoridades de Kiev, mientras no se producen avances claros en el proceso de paz.

"Siete soldados ucranianos murieron y nueve resultaron heridos en las últimas 24 horas", indicó en un comunicado el Consejo de Seguridad Nacional y de Defensa ucraniano.

Olexandr Turchínov, secretario del Consejo, acusó a los rebeldes de disparar con armamento pesado, violando los acuerdos de paz de Minsk. Sin embargo, no ofreció detalles sobre las circunstancias de la muerte de los siete soldados ucranianos.

El portavoz del Consejo, Oleksandr Motuzianyk, precisó por su parte que se trataba de ataques separados a lo largo de la línea del frente. "El enemigo aumentó aún más el número de disparos contra las posiciones ucranianas. A lo largo de toda la línea del frente, el enemigo hizo uso de morteros de calibre 82 y 120 milímetros", dijo durante una conferencia de prensa.

El anuncio de este balance se produce al día siguiente de una entrevista telefónica entre los presidentes francés, François Hollande; ucraniano, Petro Poroshenko; ruso, Vladimir Putin, y la canciller alemana, Angela Merkel.

- Misión policial -

Los cuatro mandatarios recordaron su "adhesión a los acuerdos de Minsk", que prevén un alto el fuego entre militares ucranianos y separatistas prorrusos y su "determinación por hacer todo lo posible para que se aplique en su integralidad lo más rápido posible", precisó el lunes el Palacio del Elíseo en un comunicado difundido en París.

Según la presidencia ucraniana, también se mencionó el posible despliegue de una misión armada de la Organización por la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) en el este de Ucrania, con el fin de controlar el respeto del alto el fuego, la retirada de armas en la zona de conflicto y la supervisión de la organización de elecciones locales.

Por su parte, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, confirmó que había conversaciones en curso pero que para Rusia "no se trata de una misión policial", sino simplemente de observación. "Es importante que los rebeldes, los representantes de Donbas, den su acuerdo. Y antes de alcanzar una idea común, hay que entender cuál será la configuración de esta misión", añadió.

Ucrania es presa desde hace dos años de un conflicto que enfrenta a su ejército y separatistas prorrusos, apoyados militarmente por Rusia, según Kiev y los occidentales. El conflicto ha dejado más de 9.300 muertos y al menos un millón y medio de desplazados desde su inicio en 2014. A pesar de la instauración de varias treguas, los enfrentamientos se han repetido de manera habitual a lo largo de la línea del frente.

La reunión que tuvo lugar en Berlín el 11 de mayo entre Ucrania, Rusia, Alemania y Francia para intentar hacer avanzar el proceso de paz se terminó sin ningún resultado notable, en especial sobre la espinosa cuestión de la organización de elecciones en el este del país.

Occidente considera estas elecciones en el este como una apertura para su reintegración política en Ucrania y Kiev teme que Rusia lo utilice para desestabilizar el conjunto de la antigua república soviética.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP