Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, en una rueda de prensa tras una reunión sobre la situación en el país árabe, en Viena el 14 de noviembre de 2015

(afp_tickers)

El enviado de la ONU en Siria, Staffan de Mistura, viajará en las próximas horas a Riad y luego a Teherán, en medio de la creciente tensión entre las dos potencias regionales, pese a las cuales Arabia Saudí considera que no perjudicarán los esfuerzos de paz.

De Mistura "estará en Riad esta noche", dijo a AFP el portavoz de la ONU, Stéphane Dujarric.

Irán es junto a Rusia el aliado más fiel del régimen de Bashar al Asad, mientras que Arabia Saudí apoya a la oposición armada en Siria y reclama que el presidente sirio abandone el poder.

El domingo, Riad rompió relaciones con Teherán después de que manifestantes iraníes incendiaran dos de sus sedes diplomáticas en protesta contra la ejecución del clérigo chií Nimr el Nimr, crítico del régimen saudí, y otras 46 personas.

El Consejo de Seguridad de la ONU condenó el lunes con firmeza los ataques contra la embajada saudí en Teherán y llamó a Irán a proteger al personal diplomático y propiedades de Arabia Saudí.

El embajador saudí ante la ONU, Abdalá Al Mouallimi, estimó el lunes que la decisión de su país de romper relaciones con Teherán no debe tener un impacto en los esfuerzos de paz en Siria y Yemen. "De nuestro lado, no tendrá ningún efecto porque continuaremos trabajando muy duro para apoyar los esfuerzos de paz en Siria y Yemen", indicó el diplomático a reporteros.

Ante la ONU, Arabia Saudí además defendió las 47 ejecuciones alegando que todos los acusados tuvieron juicios justos. "El Reino de Arabia Saudí reitera que todas las personas condenadas tuvieron garantizados juicios justos sin ninguna consideración de su tendencia intelectual, racial o sectaria y que las acusaciones en su contra estuvieron basadas en acciones criminales e ilegales", indicó en un comunicado.

La ejecución del clérigo chií y las otras 46 personas, en su mayoría condenadas por "terrorismo", provocó una guerra verbal entre Riad y Teherán, así como violentas manifestaciones entre la comunidad chií de varios países de Oriente Medio, como Irak, Líbano, Baréin, Pakistán y la Cachemira india.

Después de dos conferencias internacionales en Viena en las que participaron Irán y Arabia Saudí, la ONU espera poder reunir a representantes del Gobierno y la oposición siria en Ginebra el 25 de enero para un diálogo de paz.

Pero la crisis entre Riad y Teherán pone en peligro la continuación de este frágil proceso iniciado por la comunidad internacional para intentar encontrar una solución política y acabar con cuatro años y medio de guerra en Siria.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP