Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La presidenta del Santander, Ana Patricia Botín, anuncia los resultados del banco en 2015, el 27 de enero de 2016 en Boadilla del Monte, cerca de Madrid

(afp_tickers)

Las provisiones excepcionales destinadas a hacer frente al escándalo de los seguros de créditos en Reino Unido frenaron en 2015 la progresión del beneficio neto del español banco Santander, que pese a todo, cumplió su objetivo de solvencia, según las cifras publicadas este miércoles.

El beneficio neto anual del primer banco de la zona euro por capitalización se incrementó un 3%, a 5.966 millones de euros, precisó un comunicado. Ese resultado quedó lejos de los 6.920 millones esperados por los analistas consultados por el proveedor de informaciones financieras Factset.

Pero el Santander se vio obligado a destinar 600 millones de euros en el cuarto trimestre para cubrir eventuales denuncias sobre los seguros para créditos en Reino Unido, su principal mercado, explicó el banco en su comunicado.

Hasta el momento, el escándalo de los 'Seguros de Protección de Pago', que escondían cláusulas para evitar que el prestatario se beneficiara de la póliza, obligó al sector bancario a reservar por ahora 26.000 millones de libras (34.000 millones de euros).

Sin esta provisión excepcional, el beneficio neto anual del banco Santander habría alcanzado los 6.566 millones de euros (+12,9%).

El impacto de esta provisión se aprecia especialmente en el cuarto trimestre, con un beneficio de 25 millones de euros, frente a 1.460 millones en el mismo periodo de 2014. Para este año, los analistas pronosticaban 1.360 millones.

En la Bolsa de Madrid, los resultados se acogieron con una depreciación de la acción del 1,30%, a 3,94 euros, en un mercado que registraba una caída del 0,54% a las 13H00 (12H00 GMT).

El producto neto bancario, correspondiente al valor añadido creado por la entidad, progresó un 8,9% anual en 2015, hasta los 32.189 millones de euros.

El Santander "no ha conseguido superar las previsiones del consenso" de los analistas, constataba Victoria Torre, analista en SelfBank.

- "En la buena dirección" -

Aun así, la presidenta del banco, Ana Botín, se mostró satisfecha: "En 2015, hemos alcanzado nuestros objetivos", aseguró en un comunicado, congratulándose por la fidelización de sus clientes.

Por países, el Santander logró buenos resultados en Reino Unido, con un beneficio neto de 1.971 millones de euros sin contar las provisiones de los seguros, y también en Brasil, su segundo mercado, que a pesar de las tasas de cambio desfavorables registró un crecimiento del 13,5%, a 1.631 millones de euros.

Pero la complicada situación económica del gigante sudamericano, en recesión y con una profunda crisis política, está pesando en la evolución bursátil del Santander, muy expuesto a ese mercado. En los últimos doce meses, la acción del banco ha retrocedido más de un 36%.

"Estoy seguro que Brasil saldrá reforzado", confió Botín en una entrevista en Bloomberg TV.

En España, su tercer mercado, el Santander también evolucionó positivamente, con un beneficio neto de 977 millones de euros (+18,2%), a pesar de un retroceso en los créditos al sector público y los bajos tipos de interés de la zona euro.

El país recuperó el crecimiento en 2014 tras una dura crisis y su Producto Interior Bruto (PIB) debería subir un 3,2% en 2015. Pero un mes después de las elecciones del 20 de diciembre, los partidos no consiguen formar Gobierno y la incertidumbre política aumenta.

El 2015 fue "un año de cambios" para el Santander, bajo la nueva dirección de Ana Botín, señaló Carlos Peixoto, analista en BPI.

En enero, lanzó una ampliación de capital de 7.500 millones de euros para reforzar su solvencia y financiar su crecimiento interno, lo que no impidió a la entidad comprar el portugués Banif.

Su ratio CET1 'fully loaded', que calibra la solidez de sus fondos propios, subió al 10,05% a finales de 2015, contra un 9,65% un año atrás. El banco espera una ratio superior al 11% en 2018.

La tasa de morosidad siguió con su reducción del 5,19% a finales de 2014 al 4,36% ahora, siendo muy inferior a la media del sector bancario español.

Su diversificación geográfica le permitió esquivar el sufrimiento de sus competidores españoles debido al estallido de la burbuja inmobiliaria en 2008 y el súbito crecimiento de la morosidad.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP