Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El expresidente de Volkswagen Martin Winterkorn abandona el Budestag (cámara baja), en Berlín, el 19 de enero de 2017, tras su comparecencia ante un comité parlamentario a propósito del escándalo del 'dieselgate'

(afp_tickers)

El expresidente de Volkswagen, Martin Winterkorn, rechazó este jueves las acusaciones de encubrimiento, al declarar ante una comisión parlamentaria alemana, y afirmó que nunca supo nada sobre la manipulación de los motores diésel del grupo hasta que estalló el escándalo en septiembre de 2015.

El exdirigente de 69 años, que se ufanaba en afirmar que conocía "cada tornillo" de sus coches, desmintió haberse enterado de la manipulación durante el verano de 2015, como sospechan las autoridades estadounidenses.

"No es el caso", insistió en su declaración preliminar, flanqueado por dos abogados.

"Aún busco respuestas" a las preguntas planteadas por este escándalo monumental, aseguró. "Deja furioso a la gente, a mí también", añadió al respecto.

La prensa duda, sin embargo, de que se pliegue al juego de las preguntas y respuestas de los diputados.

Su versión de los hechos es "de una importancia particular", había estimado en un comunicado Herbert Behrens, del partido de izquierda Die Linke, presidente de la comisión de investigación creada en julio.

Se trata, según Behrens, de establecer en qué momento "el directorio de VW en Alemania fue informado" de la manipulación de 11 millones de sus vehículos en el mundo para que los motores pasaran los controles de contaminación, un caso revelado en Estados Unidos.

Reunidos durante varias horas, los diputados interrogarán también a Matthias Wissmann, exministro de Transporte y actual presidente de la Federación de la Industria Automotriz (VDA), así como a tres dirigentes de las marcas Volkswagen, Audi y Opel.

- Confesión al FBI -

Las autoridades estadounidenses, que acaban de firmar con Volkswagen un acuerdo para saldar por 4.300 millones de dólares la carátula penal del caso, además de 17.500 millones de dólares en concepto de indemnizaciones, acusan claramente a la antigua dirección del fabricante desde la reciente inculpación por fraude de Olivier Schmidt, uno de los ejecutivos del grupo.

Según la confesión de Schmidt a la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), la dirección del gigante, que cuenta con 12 marcas (Audi, Porsche, Skoda...), fue informado de la manipulación a mediados de 2015, pero decidió no decir nada.

"En vez de reconocer la existencia del programa para manipular [los resultados] a las autoridades estadounidenses, la dirección ejecutiva de VW autorizó a que continuara siendo encubierta", indicó el Departamento estadounidense de Justicia, sin citar el nombre de los responsables.

Por su lado, Volkswagen aceptó declararse culpable de "conspiración" y de "obstrucción de la justicia" por haber destruido documentos para encubrir su actuación a las autoridades estadounidenses.

No obstante, el acuerdo final, de 86 páginas, consultado por AFP, no clarifica las responsabilidades dentro del grupo.

Este tema es crucial en Alemania, en donde la fiscalía de Brünswick (norte), que inició una causa por "manipulación", ha recibido más de 1.400 demandas de accionistas que se estiman timados por la comunicación tardía del grupo y reclaman más de 8.000 millones de euros por daños e intereses.

- 'Sr. Calidad' -

Sobre este punto, la línea de defensa del grupo no ha cambiado en más de un año: según Volkswagen, el directorio no fue informado hasta "finales de agosto, principios de septiembre" de 2015.

Sin embargo, el domingo, el periódico sensacionalista Bild citó a un participante de una reunión organizada el 27 de julio de 2015 con la dirección de VW, según el cual los dirigentes evocaron el "hecho de que algo ilegal estaba instalado en nuestros coches", antes de interrogarse sobre la actitud a adoptar.

Martin Winterkorn, con reputación de perfeccionista y apodado "Sr. Calidad" dentro del grupo, que dirigía desde 2007, supuestamente le espetó a un técnico: "¡Usted y su programa [para falsear los resultados]!", afirmó Bild, evocando el testimonio de un ingeniero a la justicia alemana.

Según el periódico Süddeutsche Zeitung y los canales públicos regionales WDR y NDR, dos "testigos capitales" explicaron a las autoridades estadounidenses que ya en 2012 y 2014 señalaron el problema a Winterkorn.

La comisión parlamentaria ya interrogó a mediados de diciembre al ministro de Economía alemán, Sigmar Gabriel, quien afirma no saber nada hasta la revelación pública del escándalo. También pretende interrogar a la canciller, Angela Merkel, el 8 de marzo.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP