Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El auto que un conductor lanzó contra los militares que custodian la mezquita en Valence, al sur de Francia, el 1 de enero de 2016

(afp_tickers)

El hombre que el viernes embistió con su coche a cuatro militares franceses que custodiaban la Gran Mezquita de Valence (sureste), no pertenece a ninguna red yihadista y "la pista terrorista está descartada", declaró el sábado el fiscal de esta ciudad francesa.

"Nada indica la pertenencia a una red del tipo que sea", por lo que "la pista terrorista está actualmente descartada", afirmó el fiscal de Valence, Alex Perrin, durante una rueda de prensa, evocando el "comportamiento de un individuo solitario".

Sin embargo, en su computadora fueron halladas "imágenes de propaganda yihadista", aunque "son imágenes que pueden ser halladas por cualquiera en internet", añadió Perrin en declaraciones a la AFP.

El agresor, que se expresaba "en términos confusos", declaró que quería "matar" a los soldados o "ser matado" por ellos, con la idea de "presentarse como un mártir".

El hombre, un francés de origen tunecino de 29 años de edad, no figuraba en los registros de la policía, la justicia o los servicios de inteligencia. Y a pesar de que existen dudas sobre su salud mental, tampoco tiene "antecedentes psiquiátricos conocidos", precisó el procurador.

Según Perrin, se trata "de un musulmán practicante pero no radical". Residente en las afueras de Lyon (centro-este), desempleado, había viajado a Valence para visitar a su familia política.

El viernes, lanzó su auto en dos ocasiones contra los militares en el párking de la mezquita, que estaba lleno de gente por ser el día de plegaria semanal. Los militares le dispararon para neutralizarlo, hiriéndolo en el brazo y en la pierna, por lo que fue trasladado a un hospital herido de gravedad, si bien su vida no corre peligro. En la mañana del sábado fue interrogado.

"Sus motivaciones por el momento son inexplicables", admitió Perrin, remarcando que, no obstante, el agresor atacó al grito de "Alá es el más grande", lo que denota un vínculo con la "religiosidad".

Después de los atentados de enero de 2015 en París (17 muertos), Francia desplegó militares para reforzar a la policía y garantizar la seguridad de edificios oficiales y religiosos. Tras los ataques de noviembre, los efectivos de esta operación "Centinela" se han elevado a 10.000.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP