Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

En el caso de China, si a corto plazo existe una "mejora de la demanda exterior" que contribuye a reforzar sus exportaciones, el FMI advierte que el giro de su modelo económico debería afectar a la baja su crecimiento

(afp_tickers)

El Fondo Monetario Internacional (FMI) confirmó este martes su confianza en las economías emergentes de Asia, principalmente India y China, aunque advirtió que el enorme endeudamiento chino supone un riesgo.

Para el conjunto de las economías emergentes y en desarrollo de Asia, el FMI prevé un crecimiento del 6,5% en 2018, muy superior al 3,9% de sus previsiones a nivel global publicadas este martes.

"El Asia emergente sigue siendo el motor más importante del crecimiento mundial", dijo la institución en su informe.

En el caso de China, si a corto plazo existe una "mejora de la demanda exterior" que contribuye a reforzar sus exportaciones, el FMI advierte que el giro de su modelo económico debería afectar a la baja su crecimiento.

China crecerá un 6,6% en 2018 y 6,4% en 2019, según las previsiones del FMI, que mantiene las mismas cifras que en enero.

Son sin embargo cifras inferiores al crecimiento de 6,9% que tuvo en 2017 el gigante asiático.

"A medio plazo, el crecimiento debería frenarse gradualmente hasta el 5,5%", a medida que China sigue su giro hacia una economía basada en el consumo interno y no en las inversiones, dice el FMI.

Sin embargo, advierte de nuevo a China del "aumento de la deuda fuera del sector financiero y del aumento de la vulnerabilidad".

El gobierno chino está luchando contra el endeudamiento colosal de su economía (más de 250% del Producto Interior Bruto), en particular contra los créditos no regulados y controlando mejor su sector bancario.

Sin embargo, y a pesar de estos esfuerzos, "el crecimiento del volumen total de crédito en China sigue siendo elevado", indica el FMI, que el año pasado ya denunció la "trayectoria peligrosa" de la deuda del país.

La segunda economía mundial podría además verse afectada por las tensiones comerciales con Estados Unidos, donde el presidente Donald Trump amenaza con imponer aranceles a productos chinos por valor de 150.000 millones de dólares.

"Un aumento de los derechos de aduana y de las barreras no tarifarias podría nublar los mercados, perturbar las cadenas de producción (...) reducir la productividad mundial y la inversión", dice el fondo.

- India se acelera -

A diferencia de China, cuya economía pierde fuerza, India es el nuevo motor de la región, según el FMI, que prevé un crecimiento del PIB de 7,4% en 2018 y 7,8% en 2019 (las mismas cifras que en su previsión anterior).

A corto plazo el crecimiento en India, igual que en China, se apoyará en un fuerte consumo interno, en el buen momento del comercio internacional y en la reforma fiscal, apunta el informe.

"A medio plazo, el crecimiento [en India] debería acelerarse progresivamente, con la continuación de la aplicación de las reformas estructurales", en particular fiscales, "que consolidarán la productividad y estimularán la inversión privada", indica.

Sin embargo el FMI advierte del peligro de una espiral de endeudamiento, que ya obligó al gobierno indio a recapitalizar a bancos que tienen gran cantidad de créditos dudosos.

"Teniendo en cuenta la elevada deuda pública y el reciente fracaso de los objetivos de déficit presupuestario, es necesario continuar la consolidación presupuestaria para reforzar la credibilidad de su política", indica el informe.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










AFP