Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, interviene en el encuentro de primavera del Fondo y del Banco Mundial en Washington DC el 17 de abril de 2017

(afp_tickers)

El Fondo Monetario Internacional (FMI) mostró este martes un leve optimismo sobre el crecimiento mundial, pero alertó sobre el riesgo de una "guerra comercial" alimentada por las presiones proteccionistas en Estados Unidos y Europa.

Después de avanzar 3,1% en 2016, se prevé que la economía mundial crezca 3,5% en 2017, marcando una ligera mejora de 0,1 puntos en comparación con la anterior previsión del pasado enero, anunció el FMI en su informe semestral.

Fue una inusual revisión al alza de la previsión de crecimiento (la primera en dos años) aunque el mismo Fondo la describe como "modesta". Para 2018, prevé un alza de 3,6%.

"La economía global parece ganar impulso, podríamos estar en un punto de inflexión", dijo Maurice Obstfeld, director del Departamento de Investigaciones del FMI.

"Pero aunque las cosas se ven bien, el sistema de relaciones económicas internacionales (construido) tras la Segunda Guerra Mundial está bajo severa presión", advirtió.

Para 2017, la previsión también se revisó al alza en la zona euro (+1,7%), incluyendo Alemania, Francia y España, pero también en Japón (+1,2%) y China (+6,6%), y se mantuvo invariable a un nivel elevado en Estados Unidos (+2,3%).

Las economías en el mundo en desarrollo siguen siendo las locomotoras del crecimiento, lideradas por India y China.

El FMI estimó el crecimiento de China para este año en 6,6%, una décima de punto por encima de su cálculo de enero.

Otro dato positivo: Brasil, que sufre una histórica recesión, retomará este año la senda del crecimiento con un tímido 0,2%, gracias a "una reducción de la incertidumbre política" en la primera economía latinoamericana.

Basado en una muy anticipada recuperación de la industria manufacturera y la marcha del comercio internacional, Obstfeld declaró que "la mejora económica que esperábamos por mucho tiempo parece estar materializándose".

Pero el FMI, con sede en Washington, se cuida de cualquier exceso de entusiasmo.

El informe advierte sobre "riesgos significativos" de empeoramiento a corto plazo de la economía mundial, principalmente "un giro hacia el proteccionismo, lo que llevaría a una guerra comercial", apuntó Obstfeld en el prefacio del texto

"Si el impulso actual se sostendrá sigue siendo una interrogante", dijo en rueda de prensa.

Algunas de las preocupaciones como el levantamiento de regulaciones financieras, amenazas de salida de organismos multilaterales de comercio y restricciones migratorias ocupan un lugar central en el programa del presidente estadounidense, Donald Trump.

Pero el espectro del proteccionismo ronda en la campaña presidencial francesa, así como en la planificada salida del Reino Unido de la UE y la sorpresiva convocatoria a elecciones para junio.

"Claramente hay una creciente preocupación por el resultado incierto de las elecciones", dijo Obstfeld a los periodistas.

El FMI reconoce que problemas estructurales subyacentes como el débil crecimiento de la productividad y la elevada desigualdad en los ingresos agudizan las presiones a favor de la adopción de políticas aislacionistas.

Pero Obstfeld alertó: "Capitular ante esas presiones resultaría en una herida auto infligida", que afectaría a los países aumentando los precios al consumidor, bajando la productividad y finalmente provocando un desplome en los ingresos de los hogares.

- Regulaciones financieras -

En el informe, el FMI señaló que "cientos de millones" de personas salieron de la pobreza a través de la integración económica y el progreso tecnológico, "ayudando a reducir la desigualdad global".

Pero el ente financiero global también reconoció que los beneficios del crecimiento y los costos de los ajustes económicos con frecuencia han sido compartidos de manera desigual.

Por eso, dijo Obstfeld, los gobiernos deben enfrentar esas disparidades "de frente para garantizar la estabilidad de un sistema comercial abierto y colaborativo que beneficio a todos".

Si el ligero optimismo se basa en la buena conducta de las economías desarrolladas, los países emergentes lidian con las consecuencias del estancamiento de las materias primas, especialmente América Latina y Oriente Medio.

Aunque el proteccionismo es el mayor riesgo, otros incluyen las hasta ahora indeterminadas políticas de Estados Unidos, especialmente la posibilidad de mayor inflación y el desplome del sistema de regulaciones construido tras la crisis financiera de 2008.

"Una disolución al por mayor" de esas normas "aumentaría la probabilidad de costosas crisis financieras en el futuro", advirtió el Fondo.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP