Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Anuncio del encuentro de primavera boreal del FMI y del Banco Mundial el 10 de abril de 2016 en Washington

(afp_tickers)

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ensombreció su mirada hacia América Latina, revisando este martes a la baja su proyección del desempeño económico de la región, que, arrastrada por Brasil y Venezuela, caerá por segundo año consecutivo en 2016, antes de rebotar a terreno positivo en 2017.

En un escenario mundial marcado por la persistencia de riesgos económicos y políticos, el FMI estimó que el PIB del conjunto de países latinoamericanos y caribeños decrecerá un 0,5% este año, una caída mayor a la de 0,3% publicada por el organismo en enero.

Aún más lejos quedó el moderado optimismo de octubre, cuando la institución proyectaba un 0,8% de crecimiento regional.

Este año, el desempeño económico en la región será además peor que en 2015, cuando se contrajo un 0,1%, indicó el FMI, que celebra esta semana en Washington su reunión anual de primavera boreal.

De concretarse las estimaciones del Fondo para 2016, América Latina y el Caribe habrán tenido dos años seguidos de recesión, algo inédito desde 1982-1983, cuando la crisis de la deuda desencadenó la llamada "década perdida" para la región.

Pero la caída se detendría en 2017, cuando el FMI espera un fortalecimiento de la actividad económica en todos los países, con un crecimiento regional del 1,5%.

Afectados de manera diferente por el entorno, las perspectivas de crecimiento de los países de la región se han separado: mientras México, Centroamérica y el Caribe crecerán en la línea del promedio mundial (3,2%) beneficiados por la recuperación de Estados Unidos, en tanto que Sudamérica prevé una caída del 2%, "fuertemente afectada" por los bajos precios de las materias primas.

- "Más profunda de lo esperado" -

En Brasil se espera una caída de la economía de 3,8% -resultado idéntico a 2015-, a medida que el desempleo aumenta y "las incertidumbres domésticas" dificultan la toma de correctivos en el gobierno de Dilma Rousseff, que paralelamente batalla por su supervivencia política.

"En América Latina, la caída de Brasil fue más profunda de lo esperado", y aunque en 2017 se espera un freno a la contracción económica en la séptima economía del mundo, el FMI advierte de riesgos.

En Argentina, la tercera economía de la región, las políticas de liberación económica del presidente Mauricio Macri mejoraron "los prospectos de crecimiento en el mediano plazo, pero el ajuste posiblemente generará una leve recesión en 2016", con una caída estimada del PIB del 1%, según el FMI.

Venezuela, que depende de las ventas de hidrocarburos para obtener 96% de sus divisas, se mantendrá en una "profunda recesión" y caerá 8% en 2016, complicada por la "incertidumbre política" y una creciente presión en sus indicadores macroeconómicos a medida que los precios del petróleo continúan su estancamiento.

La inflación se espera que llegue a casi 500% a finales del año y supere 1.600% en 2017: aunque cuenta con las mayores reservas de petróleo del planeta, Venezuela atraviesa una aguda escasez de productos básicos, que los economistas atribuyen a los estrictos controles de precios y divisas.

- Venezuela: "particularmente complicado" -

Otros países productores de la región se verán afectados: la economía de Colombia se desacelerará pero se mantendrá en la senda positiva con un 2,5% de crecimiento, mientras que Ecuador se unirá a los países en contracción, con una caída de 4,5% en 2016, indicó el Fondo.

Las economías de otro país exportador de hidrocarburos, Trinidad y Tobago, y de Surinam también se contraerán, mientras que Panamá seguirá su acelerado ritmo de crecimiento, con una taza de 6,1%.

Según el Banco Mundial, el fin del ciclo de los commodities ha dejado a Sudamérica ante un "dilema" para recuperar el crecimiento.

En el nuevo escenario externo, los países enfrentan problemas para encontrar un equilibrio entre los ajustes macroeconómicos necesarios, sin perjudicar el crecimiento y los logros sociales alcanzados durante la última década, indicó la institución en un informe.

Para Augusto de la Torre, economista jefe para América Latina de la institución, el dilema se expresa en todos los ámbitos: bajar las tasas de interés, mantener el gasto fiscal y las importaciones estimularía la economía, pero empujaría la inflación; mantener el nivel de los salarios podría incrementar el desempleo.

Chile y Perú caminan en una ruta "más holgada" hacia la recuperación tras haber ahorrado durante el auge de los precios de los metales, dijo el especialista del BM.

La institución económica mostró mayor preocupación por Brasil, por su reducido "espacio de maniobra" dificultado por la crisis política; y Venezuela, un caso "particularmente complicado", según De la Torre, por la resistencia del gobierno del presidente Nicolás Maduro a implementar ajustes.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP