Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El candidato presidencial francés por el partido conservador Los Republicanos, François Fillon, durante un mitin de campaña en la localidad de Charleville-Mézières (noreste), el 2 de febrero de 2017

(afp_tickers)

El partido de extrema derecha francés Frente Nacional (FN) pidió este viernes la renuncia de François Fillon, el candidato conservador a las presidenciales implicado en un escándalo por los presuntos ingresos irregulares de su familia.

"Quiero que François Fillon dé cuenta de sus responsabilidades y se retire de las elecciones presidenciales", dijo el vicepresidente del FN, Florian Philippot, a la emisora radio RTL.

El jueves, la cadena de televisión France 2 difundió una entrevista de 2007 a la mujer de Fillon, Penelope, en la que esta afirmaba que nunca había trabajado como asistente parlamentaria de su marido cuando era diputado.

Sin embargo, según la prensa, llegó a cobrar hasta 800.000 euros (unos 860.000 dólares), por lo que se cree que podría ser un empleo ficticio.

Tras estas revelaciones, la justicia francesa está investigando sus ingresos así como los de dos de sus hijos, que presuntamente cobraron 84.000 euros trabajando también como asistentes parlamentarios del candidato presidencial.

"Nunca he sido su asistente", dijo en la entrevista Penelope Fillon, en la que también explicaba que empleaba todo su tiempo al cuidado de sus hijos. Según su abogado, Pierre Cornut-Gentille, sus palabras han sido "sacadas de contexto".

François Fillon, de 62 años, ex primer ministro y candidato por el partido conservador Los Republicanos a las presidenciales en dos vueltas previstas para abril y mayo, ha dicho que está decidido a llegar "hasta el final" y asegura ser víctima de un "complot" contra él.

Según un sondeo reciente, si las elecciones se celebraran hoy, la líder del FN, Marine Le Pen, ganaría en la primera vuelta, pero perdería en la segunda.

Hasta ahora, Fillon se había forjado una imagen de político íntegro y presentado un programa de importantes reformas económicas, que incluye medidas contra la inmigración y el islamismo radical.

"La relación de confianza se ha roto", dijo Le Pen el miércoles. "Ahora es él o su familia política los que tienen que sacar conclusiones".

No obstante, la líder del FN, que también es eurodiputada, tiene sus propios problemas. Esta semana, el Parlamento Europeo embargó parte de su sueldo por negarse a devolver 300.000 euros que, según la cámara, usó indebidamente para pagar a sus asesores.

Varios líderes del FN también están implicados en casos judiciales en Francia por el uso indebido de dinero público, a propósito de una investigación sobre un presunto fraude en la financiación de su campaña en las elecciones legislativas de 2012.

Le Pen está convencida de que la victoria de Trump en EEUU y el Brexit en Reino Unido son el signo de que le ha llegado la hora, y cree poder seducir a la mayoría de franceses con su discurso contra las élites y la inmigración.

Hasta ahora, Le Pen ha trabajado para intentar dejar atrás la imagen racista y antisemita de su partido, al tiempo que promete salir del euro y sacar a Francia de la Unión Europea. Sin embargo, la reciente expulsión a golpes de un periodista de una de las reuniones del FN ha vuelto a dar mala imagen al partido.

- "Están buscando destruirme" -

Uno de los más beneficiados del 'caso Fillon' podría ser Emmanuel Macron, de 39 años, candidato independiente que según una encuesta de esta semana podría imponerse a Le Pen en la segunda vuelta. Por su parte, Benoît Hamon, el ganador inesperado de las primarias del Partido Socialista, está ganando puntos en los sondeos.

Fillon, que fue primer ministro durante el mandato de Nicolas Sarkozy, entre 2007 y 2012, no parece por el momento tener la intención de retirarse para dejar paso a otro candidato de su partido.

"No están buscando justicia, sino destruirme. Y no sólo a mí, sino a la derecha, para robarle sus elecciones", dijo el jueves en un mitin en Charleville-Mézières, en el que acusó a la izquierda de haber filtrado la información del caso.

El destino de Fillon depende ahora de su capacidad de convencer a los diputados de su partido, preocupados también por las legislativas que se celebrarán en junio, justo después de las presidenciales.

AFP