Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Imagen tomada el 28 de noviembre de 2015 de un ejemplar del South China Morning Post en un puesto de venta en Hong Kong

(afp_tickers)

El magnate chino de internet Jack Ma, fundador del gigante Alibaba, negocia la compra del South China Morning Post (SCMP) de Hong Kong, emblemático diario de esta excolonia británica que, según los analistas, podría perder su independencia editorial.

Desde su creación en 1903, este periódico en lengua inglesa ofrece a sus lectores una visión certera de Hong Kong, devuelto a Pekín en 1997, y de la propia China.

Sin embargo, como ocurre en otras partes en el sector de la prensa, el SCMP se ha visto afectado por el derrumbe de sus ingresos publicitarios y su incapacidad para adaptarse a las nuevas tecnologías. Sus ventas y sus beneficios se han evaporado.

Además, la confianza de los lectores se ha erosionado a medida que la línea editorial se inclinaba hacia Pekín, mientras Hong Kong era escenario en el otoño de 2014 de masivas manifestaciones contra la creciente injerencia china en los asuntos de la excolonia.

En este contexto, Alibaba negocia la compra de la actividad de prensa del grupo SCMP, según una fuente.

"Es una operación inteligente de Jack Ma", comenta el analista financiero Jackson Wong, para quien el fundador de Alibaba dará al diario el impulso que necesita para su sitio internet.

Jack Ma fundó Alibaba en 1999. El grupo, descrito a menudo como el equivalente en China de eBay o Amazon, domina el mercado del e-commerce con su plataforma Taobao, que controla el 90% del mercado chino de las transacciones entre particulares.

Pero la compañía quiere diversificarse, y tras mirar hacia el sector de vídeos o cine, ahora se vuelve hacia el de los medios de prensa tradicionales, como ya lo hicieran otros gigantes mundiales de internet.

Jeff Bezos, fundador de Amazon, compró el Washington Post en octubre de 2013, y en 2012, Chris Hugues, cofundador de Facebook, tomó el control de la revista New Republic, buque insignia de la prensa de centro-izquierda en Estados Unidos.

Sin embargo, varios expertos temen que la independencia editorial del SCMP se erosione aún más, tal como ya ocurre desde 1993, fecha de su compra por el millonario malasio Robert Kuok, que tiene numerosos intereses en China.

"El diario se ha vuelto progresivamente pro Pekín. Creo que la tendencia va a proseguir" considera Willy Lam, de la Universidad china de Hong Kong.

- Accionistas chinos -

"Ma tiene estrechos vínculos con el gobierno (chino). Estoy seguro de que no querrá artículos incómodos en el SCMP", explica Lam a la AFP. "Se ha beneficiado del sistema, entonces es lógico esperar (...) que rehúse cualquier crítica al sistema", explica.

"Me echaron del diario porque Robert Kuok no apreciaba lo que consideraba como un punto de vista crítico sobre la política china", añade Willy Lam, que trabajó como redactor jefe del SCMP entre 1989 y 2000.

Muchos medios de prensa de Hong Kong están hoy influenciados por accionistas chinos.

"En los últimos años, han reforzado su control en los medios de Hong Kong, lenta pero seguramente" asegura Lam.

El actual redactor jefe del SCMP, Wang Xiangwei, ha sido acusado en el pasado de haber censurado al diario para agradar a Pekín. En este contexto, muchos temen que Hong Kong pierda sus libertades, incluida la libertad de prensa.

Para el analista de los medios de prensa To Yiu-ming, la compra del SCMP por Alibaba supondría un retroceso para las libertades en Hong Kong.

La excolonia británica ya ha perdido "un canal para la información libre y una plataforma donde los periodistas profesionales podían expresar sus valores", afirma To, profesor en la escuela de periodismo de la Universidad bautista de Hong Kong. "Es también una pérdida para el pueblo de Hong Kong", afirma.

AFP