Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El estadounidense Rex Tillerson, con los otros ministros de Exteriores del G7 al inicio de su reunión de este martes 11 de abril en la ciudad italiana de Lucca

(afp_tickers)

El G7, con EEUU a la cabeza, consideró este martes que el futuro de Siria debe escribirse sin el presidente Bashar al Asad, poco antes de que el secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson, viajara a Moscú, principal aliado del presidente sirio.

En el segundo día de la cumbre, los ministros de Exteriores del grupo (EEUU, Alemania, Japón, Reino Unido, Canadá, Francia e Italia) mantuvieron una reunión sobre Siria con diplomáticos de Turquía, Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudí, Jordania y Catar.

Después de ese encuentro, Tillerson defendió la necesidad de que los sirios puedan determinar su futuro político. "Nuestra esperanza es que Bashar Al Asad no forme parte de este futuro", dijo.

Tillerson abundaba así en la opinión de sus homólogos del G7 que aseguraron que no habría ninguna solución para Siria mientras Asad siguiera en el poder, según declaró a la prensa el ministro francés, Jean-Marc Ayrault.

El secretario de Estado norteamericano viajaba este martes a Moscú para abordar la guerra en Siria, en un contexto de fuertes tensiones entre EEUU y Rusia.

Washington ha incrementado la presión sobre el Kremlin para que refrene a su aliado Asad, después de que un presunto ataque químico atribuido al régimen dejara 87 muertos en una localidad rebelde del noroeste de Siria.

Como represalia, unos buques estadounidenses estacionados en el mar Mediterráneo lanzaron el viernes 59 misiles de crucero Tomahawk contra un base aérea siria.

"Para ser claros, nuestra acción militar fue una respuesta directa a la barbarie del régimen de Al Asad", aseguró Tillerson este martes. Aunque "la prioridad de EEUU en Siria e Irak sigue siendo la derrota" del grupo (yihadista) Estado Islámico (EI), añadió.

Moscú aseguró, por su parte, que esperaba evitar un enfrentamiento y se comprometió a cooperar con Washington de forma "constructiva".

El presidente ruso, Vladimir Putin, advirtió este martes contra futuras "provocaciones" con armas químicas que, según él, se estarían preparando en Siria con el objetivo de involucrar al régimen de Bashar al Asad.

"Tenemos informaciones de varias fuentes de que tales provocaciones -no puedo llamarlas de otra manera- están siendo preparadas en otras regiones de Siria, incluyendo en las afueras de Damasco, donde están de nuevo planeando lanzar algún tipo de substancia y acusar a las autoridades oficiales sirias de haberla utilizado", afirmó Putin durante una rueda de prensa ante las cámaras de la televisión.

Por otra parte, los ministros de Exteriores ruso, iraní y sirio se reunirán el próximo fin de semana en Moscú, anunció este martes la portavoz de la diplomacia rusa.

"Un encuentro tripartito entre los ministros de Exteriores ruso, Serguei Lavrov; sirio, Walid Muallem; e iraní, Mohamad Javad Zarif, está previsto para el fin de semana en Moscú", declaró la responsable a la AFP.

- Sin consenso sobre nuevas sanciones -

Los ministros del G7 no lograron ponerse de acuerdo sobre la pertinencia de imponer nuevas sanciones a Damasco y Moscú.

"De momento no hay ningún consenso sobre el hecho de que nuevas sanciones sean un instumento eficaz", declaró el ministro de Exteriores italiano, Angelino Alfano, después de que su homólogo británico, Boris Johnson, abordara esa cuestión.

El lunes, Washington advirtió nuevamente al Gobierno sirio que no procediera a nuevos ataques con armas químicas y aseguró haber destruido el 20% de la aviación de Al Asad en su bombardeo de la semana pasada.

"EEUU no permanecerá pasivo mientras Asad mata a inocentes con armas químicas", avisó el secretario de Defensa estadounidense, Jim Mattis.

El bombardeo contra la base aérea siria fue el primer ataque estadounidense contra el Ejército de Asad desde el inicio de la guerra en 2011.

Este martes en Lucca, el ministro alemán Sigmar Gabriel intentó rebajar las tensiones. "Todos los Estados del G7 quieren evitar una escalada militar y desean una solución política sin una nueva espiral de violencia", declaró.

"Queremos que Rusia respalde el proceso político para una resolución pacífica del conflicto sirio", añadió Gabriel, que afirmó que Tillerson goza de "todo el apoyo" del G7 para sus conversaciones en Moscú.

- Bombas de barril-

El portavoz de la Casa Blanca Sean Spicer fue aún más lejos que Mattis al advertir que el presidente Donald Trump podría ordenar nuevos ataques como represalia si se verifica el uso de bombas de barril por parte de la tropas gubernamentales.

"Si arrojas gas a un bebé o lanzas una bomba de barril contra gente inocente, habrá una respuesta de este presidente", aseguró el portavoz.

Se trata de la primera vez que la administración estadounidense se refiere a las bombas de barril, un tipo de artefacto explosivo que suele provocar un gran número de víctimas.

Un alto funcionario de la Casa Blanca corrigió luego el tiro, al sostener que "nada ha cambiado" en la posición oficial estadounidense. Moscú y Teherán amenazaron, por su parte, a Washington con una "reacción firme" ante toda nueva "agresión a Siria".

Varias rondas de negociaciones auspiciadas por la ONU han fracasado en su intento de poner fin a una guerra que ha causado más de 320.000 muertos y millones de desplazados desde marzo de 2011.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP