Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Entrada cerrada a la estación Schuman de Bruselas, donde se mantiene el nivel máximo de alerta terrorista el 23 de noviembre de 2015

(afp_tickers)

El gobierno belga decidió este lunes por la tarde mantener en su nivel máximo la alerta hasta el 30 de noviembre por amenazas de atentado considerando que los "objetivos potenciales siguen siendo los mismos", anunció el primer ministro, Charles Michel, en una conferencia de prensa.

"El centro de crisis decidió mantener la alerta en 4, lo que significa que la amenaza sigue siendo seria e inminente", dijo Michel al finalizar una reunión con los organismos de seguridad que duró tres horas y media.

Este nivel de alerta se mantendrá hasta el lunes 30 de noviembre

El primer ministro precisó que las escuelas y el metro reabrirían el miércoles, este último probablemente "de manera progresiva". El metro está cerrado desde el sábado, así como los centros comerciales. Las escuelas y universidades no abrieron este lunes.

"Tenemos indicaciones serias de que pueden producirse ataques", añadió Michel que prefirió no dar ningún detalle "por razones evidentes".

"Los objetivos potenciales siguen siendo los mismos", agregó citando las zonas comerciales y los lugares con importante afluencia de personas.

"Medimos bien que las decisiones que tomamos no son simples", añadió.

La investigación continúa, agregó.

La policía belga intenta detener a Salah Abdeslam, sospechoso clave de los atentados de París.

La policía lanzó una importante operación en la región de Bruselas el domingo y este lunes, que terminó de momento con la inculpación de un nuevo sospechoso por "participación" en los atentados de París del 13 de noviembre que dejaron 130 muertos.

En total hay cuatro sospechosos detenidos en Bélgica inculpados por su participación, directa o indirecta, en los ataques. Tres de los detenidos habrían ayudado a Salah Abdeslam.

Abdeslam, un francés de 26 años residente en el barrio de Molenbeek en Bruselas, sigue prófugo 10 días después de la masacre. Las autoridades creen que logró salir de la capital francesa gracias a la ayuda de dos cómplices que vinieron a buscarlo desde Bruselas.

AFP