Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Partidarios de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, con una foto de la mandataria y otra de su antecesor, Luiz Inacio Lula da Silva, el 16 de abril en Brasilia

(afp_tickers)

El gobierno y la oposición brasileña libraban este sábado una encarnizada batalla para asegurarse apoyos de diputados que el domingo podrían ayudar a la presidenta Dilma Rousseff a salvar su mandato o asestarle una estocada letal votando por su destitución.

La tensión subía también en las calles de Brasilia y las principales ciudades, donde ambos bandos preparaban concentraciones masivas, en muchos casos con pantallas gigantes, para asistir en directo al desenlace de este capítulo de una crisis que tiene en vilo a América Latina y es observada con preocupación por el resto del mundo.

Un capítulo que podría ser el último, si la moción de impeachment no consigue los 342 votos (dos tercios de los 513 diputados) necesarios para darle continuidad, o el penúltimo, si obtiene ese respaldo y es entonces encaminada al Senado.

El inicio de la votación está previsto a las 14H00 locales (17H00 GMT). Cada diputado será llamado a pronunciar su voto por un micrófono y tendrá diez segundos para explicar su decisión, en una definición que llevará horas.

La presidenta izquierdista, de 68 años, es acusada de haber manipulado las cuentas públicas para ocultar la magnitud de los déficit en 2014, el año de su reelección, y a inicios de 2015.

El gobierno atribuye esas acusaciones a una conspiración liderada por su vicepresidente, Michel Temer, y el jefe de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, ambos del partido centrista PMDB.

Según medios brasileños, que la víspera anunciaban una votación pareja, la balanza se inclina hacia los partidarios del impeachment, y los indecisos son cada vez menos.

El diario Folha de Sao Paulo marcaba 347 intenciones de voto por la destitución, 130 en contra, 17 indecisos, 13 que se negaron a responder y 2 que no fueron encontrados. O Estado de Sao Paulo daba 347 a favor del impeachment y 130 en contra.

Y ambos afirmaban que en el Senado, que podría pronunciarse en las primeras semanas de mayo, la oposición conseguiría holgadamente el voto de la mayoría de los 81 integrantes del cuerpo para declarar abierto el juicio político.

En ese caso, Rousseff sería apartada del poder y sustituida por Temer, que completaría el mandato hasta finales de 2018, si los propios senadores la declaran culpable en un plazo de 180 días.

- Una ciudad y un país partidos en dos -

Las fuerzas de seguridad movilizaron a miles de efectivos en la que se anuncia como una de las jornadas más dramáticas de la historia de la democracia brasileña.

En Brasilia, donde se espera la llegada de unos 300.000 manifestantes, las autoridades tendieron una valla metálica de casi un kilómetro que partía en dos la explanada de los ministerios.

En la monumental arteria el ambiente se animó hacia el atardecer, cuando cedió el calor y empezó a soplar una suave brisa.

En el lado derecho de la valla metálica, asignado a los opositores, cientos de manifestantes vestidos de verde y amarillo cantaban y proclamaban consignas contra el gobierno y el Partido de los Trabajadores (PT) de Rousseff.

"¡Fuera Dilma, fuera PT!", "La robadera del PT está acabando", cantaban.

"Lo primero es sacar a Dilma y al PT por toda la corrupción que montaron dentro del Estado", afirmó Carlos Arouck, un funcionario público de 55 años.

"Cuando me preguntan por Cunha, siempre digo que va a ser el siguiente en caer. En cambio Michel Temer le dará estabilidad al país, porque en Rousseff ya nadie cree", agregó.

En otra avenida, varios cientos de manifestantes del PT marchaban enarbolando banderas rojas por una gran arteria y coreando: "No habrá golpe, habrá lucha", a ritmo de samba.

"Estamos aquí para defender la democracia," dijo Lucy Lopes, 43 años, profesora de Historia de Santa Catarina (sur).

- Cálculos y cábalas -

Rousseff, con una popularidad muy baja (en torno al 10%), contó una vez más con la capacidad articuladora de su predecesor y líder histórico del PT, Luiz Inacio Lula da Silva, que alternó su presencia entre mítines y reuniones.

"La palabra 'golpe' estará para siempre grabada en la frente de los traidores de la democracia", afirmó Rousseff en un video difundido en internet donde acusa a Temer de planear la supresión de planes de ayuda social.

El sábado se refirió a las acusaciones y sospechas de corrupción que pesan sobre Cunha y otros diputados. "Quieren condenar a una inocente y salvan a corruptos", denunció en una página publicada en Folha de Sao Paulo.

Lula, con un currículum que le permitió desafiar al régimen militar (1964-85) y sobrevivir a escándalos durante su presidencia (2003-2010), no parece impresionado por las encuestas sobre intenciones de voto.

"Es una guerra de sube y baja, parece la bolsa de valores. En un momento están con nosotros, después ya no y uno tiene que conversar 24 horas por día", explicó antes de retirarse de un mitin con un poco más de mil seguidores al lado del estadio mundialista Mané Garrincha de Brasilia.

Pero la capacidad operativa de Lula, y las promesas que pueda hacer en las negociaciones con los diputados, está en parte mermada por su imposibilidad de asumir como jefe de gabinete de Rousseff a causa de una orden judicial relacionada con las sospechas de que pudo haberse beneficiado de las redes de corrupción de Petrobras.

La crisis de la mayor economía latinoamericana, que se desdobla en una profunda recesión, es seguida con preocupación por sus vecinos.

El secretario de la Organización de Estados Americanos (OEA), el uruguayo Luis Almagro, expresó el viernes un fuerte respaldo a Rousseff, y este sábado lo hizo el presidente del Parlamento del Mercosur (Parlasur), el argentino Jorge Taiana, quien denunció los intentos de "desestabilización" en Brasil.

Brasil acogerá en agosto los Juegos Olímpicos.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP