Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ministro de Economía británico, George Osborne (izq), y uno de sus antecesores, Alistair Darling, en un evento a favor de la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea (UE), en Ashford el 15 de junio de 2016

(afp_tickers)

El ministro de Economía británico, George Osborne, avisó este miércoles que subirá impuestos y recortará el presupuesto de educación y sanidad para compensar el impacto de Brexit, motivando acusaciones de chantaje de sus rivales.

Simultáneamente, la campaña vivió una de sus jornadas más pintorescas gracias a la "batalla" naval protagonizada por los dos campos en el Támesis.

La advertencia de Osborne se interpreta como la gran última carta del primer ministro David Cameron para influir en los votantes, justo cuando la opción de salir se afianza en lo alto de los sondeos del referéndum del 23 de junio.

Según la media de las últimas seis encuestas elaborada por la organización de opinión What UK Thinks, los partidarios del Brexit son el 52% y los de quedarse el 48%, descartando a los indecisos, que según la mayoría de sondeos superan el 10%.

Es la mayor ventaja del Brexit en esta megaencuesta desde que empezó a elaborarse, en octubre de 2015.

Osborne, partidario de seguir en la UE, hizo el anuncio en una tribuna de prensa firmada con uno de sus antecesores, el laborista Alistair Darling.

Para el ministro y su colega Darling, la salida de la UE sería "la herida autoinflingida más extraordinaria".

Osborne, citando un informe del prestigioso e independiente Instituto de Estudios Fiscales, cifró en 30.000 millones de libras el dinero que perderían las arcas públicas con la salida y que por tanto habría que recuperar "aumentando impuestos, recortando el gasto o ambas cosas".

El ministro británico avanzó que la mitad del dinero podría recaudarse con subidas de impuestos -enumerando aquellos que se verían afectados- y la otra mitad saldría de recortar. "Recaudar los otros 15.000 millones de libras mediante recortes podría significar una reducción del 2% de los presupuestos de la sanidad pública, la educación y la defensa".

- Cuchillos largos en el Partido Conservador -

Las advertencias de Osborne indignaron a los conservadores que defienden la salida de la UE. Cincuenta y siete diputados conservadores firmaron una carta contra los planes del ministro de Economía, y Nigel Farage, líder del partido UKIP y feroz anti-UE, pidió "ignorar el presupuesto fantasioso de Osborne. No será el ministro por mucho tiempo".

En un signo de la purga que se avecina en el Partido Conservador gane quien gane, los colegas de Osborne avisaron de que su posición sería "insostenible" si pretende llevar adelante su plan.

"Si el ministro va en serio, no podremos tolerar que esto salga adelante (...) Si siguiera adelante con sus propuestas, la posición del ministro sería insostenible", advirtieron.

Simultáneamente, la campaña Leave estimó que Londres podría completar la desvinculación de la UE hacia 2020.

Cameron defendió a Osborne afirmando que "nadie quiere un presupuesto de crisis", pero que "puede evitarse votando a favor de la permanencia".

- Batalla naval en el Támesis -

La flota de unos 20 barcos pesqueros pro-Brexit que recorrió este miércoles el Támesis hasta el Parlamento británico, con Nigel Farage al frente, se enfrentó a un solitario barco comandado por el cantante Bob Geldof, defensor de la UE.

La iniciativa del campo partidario de salir de la Unión Europea en el referéndum del 23 de junio, que pretende denunciar las restricciones a la pesca impuestas por Bruselas, partió de diferentes puntos del litoral y llegó a las 09H00 GMT a Londres, donde se embarcó el eurodiputado y líder del Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP).

Pero el cantante y activista Bob Geldof trató de reventar la fiesta acercándose con su propio barco al de Farage, poniendo música a todo volumen, haciéndole gestos obscenos y dirigiéndose a él con un megáfono: "¡Nigel, eres un farsante!", le gritó Geldof.

"¡Deja de mentir, este referéndum es demasiado importante!", voceaba Geldof, mientras la flota de Farage le atacaba con chorros de agua.

"Queremos que nos devuelvan nuestras aguas territoriales. Así nuestros miles de hombres y mujeres podrán volver al trabajo", explicó Farage a la prensa.

- Rolls-Royce pide seguir en la UE -

Finalmente, Warren East, presidente de todo un símbolo de la industria británica, la empresa automotora Rolls-Royce, también tomó partido en una carta dirigida a sus empleados, en la que defendió la permanencia en la Unión Europea.

"Nuestros clientes, proveedores, y empleados se benefician de la pertenencia a la UE, y es del interés de la empresa que sigamos siendo miembros", dijo East, cuya empresa tiene un tercio del volumen de negocios en Europa.

No obstante, como apuntó el jefe de la diplomacia alemán, un Brexit amenazaría incluso la existencia de la propia UE, al desembocar en una eventual "desintegración" del bloque. "Sería una conmoción para la UE", aseguró Frank-Walter Steinmeier.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP