Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Soldados afganos en la academia militar de Kabul el 29 de enero de 2018

(afp_tickers)

Talibanes y militantes del grupo Estado Islámico (EI) asolan desde hace días Kabul con sangrientos ataques y atentados en serie que causan pavor entre la población de la capital afgana.

En apenas diez días, dos grupos insurgentes lograron burlar tres veces los controles de la capital, perpetrando ataques que causaron en total decenas de muertos y centenares de heridos, entre ellos civiles y extranjeros.

Ello puso en evidencia no sólo los graves fallos de los servicios de seguridad, sino también algunas complicidades.

Tras el ataque del lunes contra la Academia militar (11 muertos), obra de EI, el presidente afgano Ashraf Ghani juró que "reformar los servicios de investigación y el ministerio del Interior es nuestra prioridad". Este ministerio es considerado como el mas corrupto de todos.

El 20 de enero, los talibanes lanzaron un asalto de más de 12 horas contra un hotel de lujo, causando al menos 25 muertos, quince de ellos extranjeros, según el balance oficial. Pero el gobierno mantiene desde entonces una total opacidad sobre este ataque, y no ha autorizado a la prensa a visitar el lugar.

Una semana más tarde, una ambulancia repleta de explosivos y lanzada por los talibanes explotó en pleno centro de Kabul, dejando más de 100 muertos y 235 heridos. Fue uno de los peores ataques contra la capital en los últimos años.

Y este lunes, otra vez los habitantes de la capital se despertaron entre disparos y explosiones, con un asalto de EI a la Academia militar.

Esta violencia no es nueva pero sí está acrecentada por Estado Islámico, que desde 2016 multiplica los atentados en las ciudades afganas.

No hay razón alguna para pensar que EI y los talibanes colaboran en sus ataques contra Kabul, ni tampoco que están 'compitiendo', opina Michael Kugelman, analista del Wilson Center en Washington. Pero "el efecto acumulado de sus ataques es devastador", afirma a la AFP.

- Barreras en Kabul -

Para los talibanes, en lucha contra el gobierno afgano y las fuerzas occidentales que lo apoyan, y para EI, que quiere ampliar su implantación en el país, Kabul es un objetivo cada vez más atractivo, explica Borhan Osman, analista del International Crisis Group.

Sobre todo, con el aumento de los bombardeos aéreos estadounidenses.

Por ello, decenas de barreras y cámaras de seguridad contra vehículos o camiones con explosivos han sido instaladas en el centro de la capital, y en la zona diplomática.

Los camiones que llegan a Kabul supuestamente deben ser controlados a la entrada de la capital, y luego sometidos a registros, con perros y rayos X cuando acceden a la zona verde (ministerios y embajadas). Ello provoca filas interminables de camiones y atascos monumentales, sin que por ello cesen los atentados.

Estado Islámico ha logrado reclutar a jóvenes urbanos, estudiantes, profesores y comerciantes, que son discretos y ayudan a preparar los atentados.

Enfrente, la presencia de Estados Unidos y de la OTAN no basta para reforzar a las fuerzas afganas, según Kugelman: los últimos ataques demuestran que "nunca nada será suficiente".

Además, los terroristas que operan en la ciudad no pueden ser atacados por los bombardeos aéreos estadounidenses, tal como ocurre en las zonas rurales o montañosas del país.

- 100 vías de acceso -

Por su parte los responsables afganos son conscientes de que su labor de protección es casi imposible. "Controlar" todos los accesos a Kabul "está más allá de nuestras capacidades", afirmaba a fines del año pasado a la AFP un responsable policial.

"Hay más de cien vías de acceso posibles", explicaba.

Ante este rebrote de violencia, el presidente estadounidense Donald Trump abandona la idea de una solución negociada al conflicto afgano, una posición mucho tiempo defendida por Washington: "No queremos hablar con los talibanes. Matan a diestro y siniestro", advirtió Trump el lunes. emh-amj/st/ach/ahe/me/pa

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes









swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP