Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Humo en un tanque de almacenamiento de petróleo tras unos combates en el terminal de Al Sedra, cerca de Ras Lanuf, en Libia, el 8 de enero de 2016

(afp_tickers)

El gobierno de unión en Libia apoyado por la ONU perdió el lunes el control de una tercera terminal petrolera, mostrándose incapaz de parar la ofensiva lanzada por las autoridades rivales, basadas en el este del país.

Este ejecutivo, con sede en Trípoli, ha fracaso así en defender los principales puertos que permiten al país exportar petróleo, su principal riqueza económica.

Este revés corre el riesgo de debilitar al gobierno, en momentos en que sus fuerzas luchan para recuperar la ciudad de Sirte, en manos del grupo Estado Islámico (EI), una batalla que se eterniza desde hace cuatro meses.

Los tres puertos de la Media Luna petrolera, ubicada a lo largo del litoral en el noreste, fueron conquistadas por las fuerzas leales al general Jalifa Haftar, jefe proclamado del ejército afín al gobierno no reconocido, y cuya base está en la ciudad de Al Baida.

Tras menos de dos días de combates, estas fuerzas anunciaron este lunes que se apoderaron del puerto de Zueitina y lograron "asegurarlo por completo", según señaló a la AFP Mohamed al Azumi, portavoz de una brigada que participó en la operación.

El domingo ya se habían apoderado de los terminales de Al Sedra y Ras Lanuf, los más importantes del país.

Estos sitios estaban bajo control de los Guardias de Instalaciones Petroleras (GIP), una milicia del este que había declarado su lealtad al gobierno de Unión Nacional (GNA).

- Un país sumido en el caos -

Esta batalla por el control de la Media Luna petrolera es la primera que opone a dos bandos, desde que el GNA se instalara en Trípoli en marzo.

Desde entonces, su primer ministro designado, Fayez el Sarraj, trata a duras penas de consolidar su autoridad en el conjunto del país, sumido en el caos desde la caída del régimen del dictador Muamar Gadafi en 2011.

En un comunicado de condena de los ataques, el emisario de la ONU para Libia, Martin Kobler, pidió de nuevo a los libios que reconozcan el gobierno de unión como "el único ejecutivo del país".

Estados Unidos y los principales países europeos (Francia, Alemania, Italia, España, Reino Unido) difundieron a su vez un comunicado común para reclamar "la retirada inmediata e incondicional de todas las fuerzas armadas que se encuentran en la Media Luna petrolera" y "un alto el fuego inmediato".

Estos países "condenan los ataques" contra las terminales petroleras e insisten en que el petróleo pertenece al pueblo libio y debe ser administrado por el gobierno de unión nacional apoyado por la ONU.

Por su parte, el jefe del gobierno rival, Abdalá Al Theni, anunció que "trabaja para que las terminales petroleras reanuden la actividad en los más breves plazos, para asegurar a los libios una vida digna".

Aunque Libia dispone de las mayores reservas petrolíferas de África -unos 48.000 millones de barriles-, paradójicamente es uno de los países miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) que menos produce.

Entre 2010 y 2016, su producción de crudo quedó dividida por cinco, pasando de 1,5 millones a 300.000 barriles por día. Y sus ingresos han caído a unos 4.000 millones de dólares esperados para 2016, diez veces menos que en 2010.

El caos reinante en Libia y su incapacidad para salir de la crisis inquieta profundamente a los países europeos, por la proliferación de grupos yihadistas debido al vacío de poder, así como por el creciente flujo de migrantes, casi todos procedentes de África subsahariana, que llegan a Europa procedentes de sus costas.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP