El gobierno español revisó este martes ligeramente a la baja sus previsiones de crecimiento para 2019 y 2020, en un contexto de ralentización económica mundial.

En sus previsiones presupuestarias cuatrianuales, presentadas a la Comisión Europea, el gobierno socialista, en funciones hasta las elecciones del 10 de noviembre, dijo esperar un crecimiento del 2,1% del PIB este año, una décima menos de lo esperado hasta ahora.

Para 2020, espera una tasa de crecimiento del 1,8%, también una décima menos de lo proyectado hasta ahora. El año pasado, la cuarta economía de la eurozona creció un 2,4%.

"A pesar de la ralentización provocada por factores externos y la incertidumbre de carácter internacional, España sigue creciendo por encima de la media de la zona euro", destacó no obstante el gobierno.

En sus últimas previsiones publicadas en septiembre, el Banco Central Europeo (BCE) esperaba para el conjunto de la Eurozona un crecimiento del 1,1% este año y del 1,2% en 2020.

El Banco de España ya había publicado unas previsiones más modestas en septiembre, con una proyección de crecimiento del 2% en 2019 (frente a un 2,4% esperado hasta entonces) y del 1,7% en 2020, dos décimas menos.

La institución había destacado entonces el impacto de la inestabilidad política en el país, que impide "la adopción de medidas que permitan elevar la capacidad de resistencia de la economía española ante un posible empeoramiento del contexto macrofinanciero global y aumentar su crecimiento potencial".

Debido al bloqueo político, España celebrará el 10 de noviembre sus cuartas elecciones legislativas en cuatro años.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes