El primer ministro japonés, Shinzo Abe, anunció el miércoles una ayuda de emergencia de 710 millones de yenes (unos 6 millones de euros, 6,5 millones de dólares) para los damnificados por el tifón Hagibis, que ha causado al menos 74 muertos en el país.

Esta ayuda inmediata servirá para mejorar las condiciones de vida en los refugios de las regiones siniestradas del país, que acogían a unas 4.400 personas el miércoles, según la agencia de prensa Kyodo.

Estos fondos representan una ínfima fracción de la reserva especial de 500.000 millones de yenes que dispone el Estado japonés para gestionar las situaciones de desastre.

Sin embargo, el gobierno ha sugerido que se podrían conceder más ayudas una vez decretado el estado de catástrofe natural, procedimiento legal que requiere un poco más de tiempo.

Tokio también ha decidido acelerar la distribución de las subvenciones ya previstas a unas 300 comunas afectadas por el tifón.

Las empresas privadas, como el gigante de la electrónica Sony, el grupo de prendas de vestir Fast Retailing (Uniqlo) y la empresa Marubeni (soluciones económicas automotrices), también han anunciado donaciones, financieras o materiales (por ejemplo, prendas de vestir).

Japón prosigue con la búsqueda de supervivientes mientras una docena de personas siguen desaparecidas, más de tres días después del paso de ese violento ciclón tropical que azotó el centro, el este y el noreste del país.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes