El jefe del Gobierno de Unidad Nacional libio (GNA), Fayez al Sarraj, reconocido por la comunidad internacional, acusó a su rival, el mariscal Jalifa Haftar, de "crímenes de guerra" por cohetes disparados contra Trípoli, que dejaron tres muertos, entre ellos dos mujeres.

Pero el Ejército Nacional Libio (ENL) de Haftar refutó la acusación, negó haber disparado los cohetes y acusó a "las milicias terroristas que controlan la capital".

Fayez Sarraj visitó durante la noche los barrios de Abu Slim y Al Antissar, en el sur de Trípoli, los más afectados por los cohetes, donde murieron tres personas y 11 resultaron heridas.

Sarraj denunció "el salvajismo y la barbarie" del mariscal Haftar, al que calificó de "criminal de guerra".

Vamos "a presentar todos los documentos a la Corte Penal Internacional (CPI) por crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad", dijo Sarraj.

La ofensiva que el mariscal Haftar lanzó el 4 de abril contra la capital libia aprece estancada, aunque el ENL anuncia cada día avances de sus tropas.

Al menos 174 personas murieron desde el inicio de los combates hace dos semanas, según el último balance comunicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes