Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El primer ministro de Libia, del Ejecutivo designado por Naciones Unidas, Fayez Al-Sarraj, en Trípoli el 30 de marzo de 2016

(afp_tickers)

El jefe del gobierno libio de unión nacional, Fayez al Sarraj, intenta asentar su poder en Trípoli con el respaldo de la comunidad internacional, incluyendo la Unión Europea (UE), que sancionó a altos responsables acusados de "obstrucción".

La UE impuso sanciones el jueves a tres pesos pesados de las dos autoridades rivales que se disputan el poder y llevan semanas oponiéndose a la instalación en Libia del gobierno de unión auspiciado por la ONU.

Las sanciones consisten en el "congelamiento de haberes y una prohibición de visado para viajar a la UE. Al parecer tienen haberes en Malta" indicó una fuente europea. "Comenzarán a regir a partir del viernes, cuando sean publicadas en el boletín oficial", añadió.

Las medidas que impone la UE apuntan a Aguila Saleh, presidente del parlamento de Tobruk; Nuri Abu Sahmein, presidente del Parlamento de Trípoli, y Jalifa al Ghweil, jefe del gobierno de Trípoli

Al Ghweil intimó el miércoles a Sarraj a abandonar Trípoli o rendirse. "Quienes llegaron de forma clandestina e ilegal deben irse o rendirse". En caso contrario "deberán asumir las consecuencias".

Sarraj llegó a la capital libia el miércoles procedente de Túnez, en un buque de la marina, y desembarcó en la base naval, donde pasó la noche, mientras en la ciudad se escuchaban tiroteos y grupos armados leales al otro gobierno interrumpían las trasmisiones de una estación de televisión.

- Respaldo de diez ciudades -

Tripoli amaneció el jueves en relativa calma. Comercios y bancos abrieron normalmente, los dispositivos de policía de tránsito estaban desplegados en sus lugares habituales y el tráfico en el aeropuerto de Metiga -que el miércoles se había suspendido por cuestiones de seguridad— se reanudó normalmente, comprobaron reporteros de la AFP.

"Las reacciones son mejores de lo que esperábamos. La situación es buena", dijo con satisfacción un consejero del jefe del gobierno de unión nacional.

La llegada a Trípoli de Sarraj y de varios miembros de su consejo de gobierno fue calificada por el enviado de la ONU en Libia, Martin Kobler, como "una etapa importante en la transición democrática" del país.

La vecina Túnez, Italia y las potencias occidentales manifestaron su satisfacción, ya que consideran crucial la estabilización de Libia -sumergida en el caos desde la caída de Muamar Gadafi en 2011- para enfrentar al grupo yihadista Estado Islámico, implantado en la región de Sirte, al este de Trípoli.

Esperamos que el gobierno de unión "pueda comenzar su trabajo crucial", dijo el secretario norteamericano de Estado, John Kerry, mientras que la Unión Europea llamó a "las instituciones y partidos libios a trabajar" con este gobierno.

Diez ciudades del oeste de Libia anunciaron el jueves su respaldo al gobierno de unión nacional en un comunicado publicado en Facebook. Las principales ciudades firmantes de esta iniciativa son Sabratha, Zawiya y Zuwara.

Esta iniciativa supone un revés importante para el gobierno de Trípoli.

- Reconciliación -

El presidente estadounidense, Barack Obama, y su homólogo francés, François Hollande, expresaron de nuevo el jueves su apoyo al gobierno de unión nacional en una reunión bilateral en Washington.

Debe tener un "reconocimiento pleno" y hay que "hacer todo lo posible para que la estabilidad sea prioritaria", declaró Hollande.

Obama recalcó la necesidad de respaldar a este gobierno para impedir el auge de Estado Islámico, que está implantado en Sirte, al este de Trípoli.

Sarraj se comprometió a dar prioridad en su gobierno a la "reconciliación y a combatir la crisis económica y de seguridad" que enfrenta el país.

Pero la tarea parece inmensa, ya que los grupos de poder instalados en el este y el oeste del país no lo reconocen.

La primera etapa es tratar de asentar su poder en Trípoli, donde Sarraj se reunió el jueves con personalidades políticas, alcaldes y electos.

Ninguna información fue difundida acerca del sitio en el cual instalará su gobierno de 18 miembros, que se suponen representativos de los diferentes sectores libios.

Este gobierno de unidad es el resultado de un acuerdo firmado en Marruecos a finales de 2015 por los diputados de los dos parlamentos rivales, que se arrogan la representatividad del pueblo libio.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP