Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La nueva primera ministra polaca, Beata Szydlo, firma su carta de nombramiento como jefa del Ejecutivo de Polonia, durante la ceremonia de toma de posesión en el palacio presidencial de Varsovia, el 16 de noviembre de 2015

(afp_tickers)

El nuevo gobierno conservador y euroescéptico polaco se constituyó oficialmente este lunes con la promesa de endurecer su política de migración.

La primera ministra Beata Szydlo tiene 14 días para presentar su plan de política general ante el Parlamento y pedir su confianza, que tiene asegurada gracias a su partido Derecho y Justicia (PiS) que ganó la mayoría absoluta en las legislativas del 25 de octubre.

"Centenares de miles de sirios han llegado últimamente a Europa. Podríamos convertirlos en ejército", dijo el domingo el futuro ministro de Exteriores, Witold Waszczykowski, a la televisión pública TVP Info. "Decenas de miles de jóvenes saltan de sus barcos hinchables con sus iPad en la mano y en vez de pedir agua o comida preguntan cómo recargar su teléfono. Podrían ir a luchar a su país para liberarlo, con nuestra ayuda", añadió.

Waszczykowski aseguró sin embargo que Polonia cumpliría los compromisos del gobierno liberal saliente de acoger a 9.000 refugiados en el marco del plan europeo de repartición.

Tras los ataques de París, el que probablemente será responsable de Asuntos Europeos del nuevo gobierno, Konrad Szymanski, aseguró que existe una relación entre la crisis migratoria y los ataques.

Durante la campaña electoral el PiS prometió "poner en forma" el país con un programa que incluye dar una ayuda de más de 100 euros por hijo a partir del segundo, reducir de 67 a 65 la edad de jubilación o subir el mínimo imponible.

AFP