Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un hombre sirio busca a supervivientes en medio de un incendio tras ataques del régimen contra la localidad de Duma, en la región de Guta Oriental, cerca de Damasco, el 7 de febrero de 2018

(afp_tickers)

El régimen sirio bombardeó nuevamente el miércoles el enclave rebelde de Guta Oriental, cerca de Damasco, matando al menos a 34 civiles, en una nueva jornada de intensos ataques.

Socorristas y hospitales estaban desbordados ante el flujo de víctimas en las diferentes localidades de este vasto enclave asediado, donde más de 145 civiles murieron en bombardeos aéreos en los últimos tres días.

De una intensidad poco habitual, estos bombardeos aéreos tienen lugar en un momento en que surgen nuevas sospechas sobre la utilización de armas químicas, y en particular cloro, por el régimen de Bashar al Asad.

El cielo rugió este miércoles sobre varias localidades, especialmente Hamuriye y Beit Sawa, y 34 civiles, entre ellos 12 niños perdieron la vida, indicó el OSDH, que dispone de una amplia red de fuentes en el país.

Uno de esos menores era la hija pequeña de Abu Raad, un hombre de Guta Oriental que estaba conmocionado.

"Los servicios de rescate están buscando a mi segunda hija, pero no la encuentran. ¿Qué hago?", lamentaba.

En Hamuriye, un joven observaba los cuerpos de cinco niños, entre ellos su hermano pequeño, que habían muerto en un ataque aéreo.

"Los vi recogiendo agua y unos minutos después el avión atacó. Regresé y los encontré muertos a los cinco", relató.

Solo el martes, los bombardeos contra esta región dejaron 80 civiles muertos --entre ellos 19 niños y 20 mujeres-- y casi 200 heridos, afirmó el OSDH.

- "¿Línea roja?" -

En una aparente represalia, un ataque con misil rebelde contra un barrio de la periferia de Damasco mató a un niño e hirió a dos personas, informó la agencia estatal SANA, que dijo que el fuego procedía de Guta Oriental, citando fuentes policiales.

Con cerca de 400.000 habitantes asediados por las fuerzas del régimen desde 2013, Guta Oriental es una de las cuatro zonas de distensión establecidas el año pasado en Siria.

Pero el alto el fuego quedó en papel mojado. El lunes, los ataques aéreos y los disparos de artillería ya habían matado a 31 civiles.

La guerra que azota Siria desde 2011 se ha ido complicando progresivamente sobre un terreno cada vez más fragmentado y ha dejado más de 340.000 muertos.

La coalición internacional anti-yihadista liderada por Estados Unidos anunció el miércoles haber realizado una ofensiva aérea contra las fuerzas pro-gubernamentales que habían atacado a sus aliados de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) en la región de Deir Ezzor, este del país.

El término "pro-régimen" puede referirse tanto a las fuerzas pro-gubernamentales sirias como a las rusas, con las que los incidentes se multiplicaron en los últimos meses, a medida que la zona de combate se reduce ante los avances militares contra el grupo Estados Islámico.

- Armas químicas -

El Consejo de Seguridad de la ONU mantendrá el jueves una reunión a puerta cerrada para debatir una petición de funcionarios de la organización para pactar un alto al fuego humanitario de un mes en Siria, informaron fuentes diplomáticas.

Y ahora vuelve a surgir la sospecha de utilización de armas químicas.

El miércoles, la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) afirmó que está investigando las informaciones sobre este tipo de ataques en Siria por parte del régimen.

"Las acusaciones recientes relativas a la utilización de armas químicas en Siria siguen siendo una fuente de grave preocupación" y la OPAQ "estudia todas las acusaciones fiables", informó en un comunicado la organización internacional con sede en La Haya.

En las últimas semanas habrían tenido lugar dos presuntos ataques químicos del régimen, uno en Saraqeb, una localidad de la provincia de Idlib (noroeste), donde el OSDH informó de 11 casos de asfixia, y el otro en Guta Oriental.

Hay "pruebas evidentes" para confirmar el recurso al cloro, había dicho el lunes la embajadora estadounidense ante Naciones Unidas, Nikki Haley.

Por su parte, el Departamento de Estado norteamericano afirmó haber contabilizado seis ataques sospechosos en Siria en los últimos 30 días.

El martes, la ONU anunció haber abierto una investigación sobre el uso de armas químicas y pidió un alto el fuego de un mes en el conjunto del territorio sirio.

Rusia, aliado del régimen de Bashar al Asad, denunció una "campaña de propaganda" destinada a "acusar al gobierno sirio" de ataques "cuyos ataques no fueron identificados".

Por su parte, el gobierno de Damasco negó categóricamente el uso de armas químicas.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










AFP