Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ministro uruguayo de Economía, Danilo Astori, el 20 de diciembre de 2015 en Asunción

(afp_tickers)

El Gobierno uruguayo profundizará su política de contracción monetaria (reducción de liquidez en el mercado) como forma de combatir la inflación, en un contexto de fuerte subida de precios y aumento del IPC, por encima del 10% en 12 meses luego de años en un dígito, anunciaron fuentes oficiales este martes.

En una entrevista con el programa local En Perspectiva, de la radio Oriental local, el ministro de Economía, Danilo Astori, ratificó el rumbo de la política de lucha contra la inflación, cuyos resultados se han visto cuestionados en los últimos meses por un incremento del Índice de Precios (IPC) que llegó al 10,23% en el acumulado en 12 meses a febrero.

Para luchar contra este flagelo, "tenemos que seguir restringiendo la liquidez existente en la economía uruguaya", enfatizó el ministro en relación a esta política adelantada por el Banco Central del Uruguay en coordinación con el Ministerio de Economía.

El descenso de la liquidez en una economía es una herramienta para moderar las presiones sobre los precios.

"¿Hay margen para profundizar la contracción monetaria? Nuestra respuesta es 'sí', hay margen, y hay que usarlo", remarcó el ministro, quien abogó por una política monetaria "fuertemente contractiva".

Además, sostuvo que el Gobierno profundizará el "esfuerzo por disminuir el gasto" público.

Uruguay, con una fuerza laboral de poco más de 1,7 millones de personas y 3,5 millones de habitantes, tenía a fines de 2013 más de 280.000 vínculos laborales de funcionarios públicos, según datos de la Oficina Nacional del Servicio Civil disponibles en internet.

Astori sostuvo que espera que en los cinco años de Gobierno del izquierdista Tabaré Vázquez, que comenzaron el primero de marzo de 2015, las empresas públicas (de electricidad, telecomunicaciones, petróleo, aguas entre otras), aporten "un punto del Producto" Interno Bruto adicional a las arcas del Estado, o sea, "unos 600 millones de dólares".

El ministro justificó asimismo una fuerte alza de tarifas de servicios públicos, del orden de 10%, que generó críticas al gobierno a comienzo de año, señalando que se trata de "reconocer los costos operativos de las empresas" públicas.

Además, dijo que "no hay afán ni objetivo de recaudación a escala general de la economía", en un país que, por ejemplo, mantiene el combustible más caro del mundo en un contexto de caída del precio del barril, un hecho que ha generado explícitas críticas de sectores de la oposición y productivos.

Para el ministro de Economía, la inflación ha subido en parte debido a un "remarque muy importante" de precios luego de acuerdos que buscaban estabilizarlos con vendedores.

Astori dijo que se trató de aumentos "en algunos casos sorprendentes de algunos artículos que tienen un peso muy importante en el índice de precios". Al mismo tiempo sostuvo que, por decisión del Ejecutivo y en el marco de la política antitabaco que impulsa Vázquez, se produjo un incremento importante de impuestos a los cigarrillos que empujó hacia arriba el índice en febrero.

Según el jerarca, la economía uruguaya creció en los últimos años "por encima de su potencial" y eso genera presiones inflacionarias.

Consultado sobre el efecto de la depreciación de la moneda local en los últimos meses -roza el 6% en 2016 y es un factor que presiona al alza los precios- Astori prefirió resaltar el efecto positivo de esta situación sobre la competitividad del país, muy mermada por depreciaciones sensiblemente más profundas en importantes socios comerciales, como Brasil.

El "aspecto positivo es que contribuye a mantener la competitividad del país a niveles aceptables", afirmó el ministro, quien no obstante señaló que continuará la política de intervenciones del Banco Central en el mercado de cambios, en busca de atenuar la volatilidad del precio del dólar.

"No tiene sentido frenar una tendencia internacional" a la valoración del dólar, reflexionó Astori; tampoco "tiene sentido aceptar volatilidades que son muy inconvenientes internamente", dijo, abogando por un "equilibrio entre la conducta antiinflacionaria y la competitividad del país".

El funcionario sostuvo que a pesar del 10,23% acumulado de inflación a febrero y el fuerte 4% en dos meses según datos oficiales, "sigue vigente el rango meta (de inflación anual) de entre 3-7%", una cifra que los analistas cuestionan como una posibilidad a alcanzar.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP