Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Unos periodistas trabajan en la ciudad vieja de Mosul el 30 de junio de 2017. La cadena de televisión Hona Salaheddin ha informado este viernes de que el grupo EI ha acabado con la vida de dos de sus periodistas, de nacionalidad iraquí

(afp_tickers)

El grupo Estado Islámico (EI) mató a dos periodistas en el sur de Mosul, donde las fuerzas iraquíes intentan expulsar del casco antiguo a los últimos yihadistas, buscando una "victoria" que parece cercana.

La televisión Hona Salaheddin, que empleaba a los dos periodistas iraquíes, anunció este viernes en un comunicado que el grupo ultrarradical los mató, sin precisar la fecha del ataque.

"Los compañeros Harb Hazaa al Dulaimi, corresponsal del canal Hona Salaheddin, y Sudad al Duri, el cámara de la misma televisión, fueron martirizados" en Imam Gharbi, dijo el canal, que indicó que otro periodista estaba atrapado en la localidad con los cuerpos de los dos asesinados.

El grupo yihadista se infiltró a inicios de esta semana en esa localidad en el sur de Mosul, de donde las fuerzas iraquíes intentan expulsarlos, según unos responsables militares.

Más de ocho meses después del lanzamiento de la ofensiva para recuperar la segunda ciudad de Irak, las autoridades militares y políticas del país hablan de una cercana "victoria" frente al grupo EI, que sufre su peor revés.

Las fuerzas iraquíes se encuentran a entre "80 y 100 metros" del río Tigris, contra el que están acorralados los últimos yihadistas y que marca el límite este del reducto controlado por el grupo EI, declaró el jueves el comandante iraquí Abdelgani al Asadi.

"Eso no quiere decir que vayamos a llegar al río hoy o mañana, porque nuestros movimientos son muy lentos", explicó, argumentando que ese ritmo responde al intento de proteger a los civiles.

Según el general canadiense Dave Anderson, quien supervisa la formación de las tropas locales en el marco de la coalición internacional dirigida por Estados Unidos, las fuerzas de seguridad iraquíes empujaron a los yihadistas a sus últimos reductos.

"Las fuerzas iraquíes se enfrentan a un enemigo totalmente moribundo", dijo el jueves a la prensa durante una videoconferencia desde Bagdad.

El general dijo ignorar el número de combatientes yihadistas que quedan en Mosul, pero aseguró no tener "ninguna duda" de que la semana que viene no habrá ninguno.

- Peligro para los civiles -

Decenas de miles de soldados iraquíes lanzaron la batalla de Mosul el 17 de octubre de 2016 con el apoyo de la coalición internacional. En enero, reconquistaron el este de la ciudad y en febrero asaltaron el oeste.

No obstante, el grupo EI sigue oponiendo una férrea resistencia en su reducto en Mosul.

A pesar de que miles de civiles huyeron, "aún podría haber unos 15.000 o incluso 20.000 en los últimos reductos del casco antiguo", declaró el jueves a la AFP Lise Grande, coordinadora humanitaria de la ONU para Irak.

Los civiles corren un "gran peligro, sufren los bombardeos y los fuegos cruzados", según Grande.

En más de ocho meses, unos 915.000 habitantes huyeron de Mosul, y unos 700.000 de ellos siguen desplazados, añadió.

- Muchas zonas por reconquistar -

El grupo ultrarradical EI, responsable de atrocidades en las zonas bajo su control y mortíferos atentados en todo el mundo, conquistó Mosul durante su apogeo, en 2014.

Aprovechando la guerra en Siria y la inestabilidad en Irak, el grupo EI se hizo entonces con amplios territorios en los dos países y convirtió Mosul y Raqa, en Siria, en los principales bastiones de su "califato", hoy hecho trizas.

En la actualidad, ya solo controla un pequeño reducto en el oeste de Mosul y otras zonas de Irak.

La reconquista de Mosul constituiría la mayor victoria de Irak frente al grupo EI desde el inicio de la contraofensiva militar.

Además, Mosul tiene mucho simbolismo para el grupo EI, ya que fue la ciudad en la que su líder, el discreto Abu Bakr al Bagdadi, hizo su única aparición, en julio de 2014.

Rusia afirmó en junio que probablemente había matado a Al Bagdadi en un ataque en Siria, aunque su muerte no fue confirmada.

No obstante, la guerra contra los yihadistas del EI está lejos de su fin, ya que el grupo aún mantiene zonas bajo su control en ambos países.

En Siria, los combatientes de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), con apoyo aéreo de la coalición, intentan avanzar en la ciudad vieja de Raqa, controlada aún al 70% por el grupo EI, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

AFP