AFP internacional

Varias personas recorren el lugar donde explotó un coche bomba sin muertos, el 15 de mayo de 2017 en Mogadiscio, la capital de Somalia

(afp_tickers)

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) reivindicó su primer atentado suicida en Somalia, un ataque que, según una declaración de la policía este miércoles, provocó al menos cinco muertos en la ciudad costera de Bossasso, en el noreste del país.

Este atentado tuvo lugar el martes en la región semiautónoma de Puntland (norte), donde está implantado un grupo de exshebab, islamistas somalíes afiliados a Al Qaida, que se pasaron al grupo EI.

Según el sitio Intelligence Group, especializado en la vigilancia de páginas yihadistas en internet, el grupo EI reivindicó el martes por la noche a través de su agencia de propaganda, Amaq, esta "operación mártir usando un chaleco con explosivos".

El autor del atentado accionó su chaleco explosivo cuando se encontraba en un retén policial de Bossasso, ciudad-puerto del golfo de Adén y mayor localidad de Puntland.

"Las fuerzas de seguridad detuvieron al sospechoso cuando se acercaba, pero él se hizo explotar, matando a cinco personas. Un miembro de las fuerzas de seguridad y cuatro civiles", declaró a la AFP Mohamed Dahir Adan, un policía local.

Este miércoles, el grupo EI comunicó un balance de siete muertos y diez heridos, según Intelligence Group.

Según varios testigos, la explosión tuvo lugar en un hotel frecuentemente utilizado por responsables locales como lugar de reunión. "Pienso que el autor tenía como objetivo el hotel, pero fue detenido en el cercano 'checkpoint' y decidió hacerse explotar", declaró a la AFP Awke Mohamed, un testigo presencial.

Puntland ha sido a menudo víctima de los ataques de los rebeldes Al Shebab, vinculados a Al Qaida, y también alberga a un grupo separatista de combatientes que declaró su lealtad al grupo EI el año pasado, pero no ha logrado mucho apoyo hasta ahora.

Este grupo está dirigido por el exclérigo de Al Shabab Abdiqadir Mumin, que fue incluido en una lista estadounidense de terroristas el verano (boreal) pasado por su papel a la cabeza del grupo EI en África Oriental.

- Ardoroso predicador -

El grupo de Mumin destacó en un principio por sus vídeos de propaganda. Su primera acción de envergadura fue la toma, en octubre de 2016, de la ciudad costera de Qandala, pero en diciembre fue expulsado por las fuerzas de Puntland.

A principios de febrero, el grupo EI reivindicó un ataque armado -no un atentado suicida- contra un hotel en Bossasso, en el que murieron dos guardias de seguridad y dos agresores.

Según algunos observadores, el grupo de Mumin está integrado sobre todo por miembros del clan Majerteen, y su existencia y actividad también se inscriben en un juego complejo de rivalidades entre clanes de la región. En noviembre, el International Crisis Group (ICG) estimaba que tenía unos 200 miembros.

"Hay claramente una amenaza del EI en Puntland y el grupo de Mumin intensifica sus ataques (...) Pero no hay que exagerar la influencia del EI en esta región. Los shebab son una amenaza mayor", dijo a la AFP Rashid Abdi, especialista en el Cuerno de África del ICG.

Abdi además llamó a la "prudencia, puesto que el EI tiene la tendencia a reivindicarlo todo".

Nacido en Puntland en fecha indeterminada, Abdulqadir Mumin vivió primero en Suecia y luego en Reino Unido, cuya nacionalidad adquirió. En Londres y Leicester forjó a comienzos de 2000 una reputación de predicador ardoroso y vindicativo.

Vigilado por los servicios secretos británicos, Mumin presuntamente alternó entonces con Mohamed Emwazi, uno de los verdugos del grupo EI, más conocido como 'Jihadi John', y con Michael Adebolajo, uno de los dos asesinos del soldado Lee Rigby, en mayo de 2013 en Londres.

Después, Mumin viajó a Somalia y en 2010 se integró a los shebab, donde inmediatamente destacó como propagandista.

En 2014 tomó el liderazgo de la facción de Puntland, sin experiencia en al campo de batalla, para después defeccionar.

AFP

 AFP internacional