Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La zona desértica del valle del Éufrates, rica en petróleo, alberga ya a entre cinco y diez mil combatientes y jefes militares yihadistas, consideran comandantes de la coalición liderada por EEUU

(afp_tickers)

Todos los oficiales y expertos anuncian la próxima derrota militar del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Irak y Siria, pero son también unánimes en advertir que esta organización no desaparecerá sino que se adaptará para continuar su combate.

El grupo puede contar con una comunidad sunita marginada en esos dos países y, en el resto del mundo, con miles de partidarios o simpatizantes dispuestos a pasar a la acción en su nombre, advierten.

Prevén que el grupo pase a la clandestinidad antes de renacer, tal vez bajo otra forma y otro nombre pero con los mismos objetivos.

"La muy costosa victoria militar en Irak no se acompaña de una visión política del periodo pos-Dáesh [acrónimo en árabe del grupo EI] en términos de reintegración de la población árabe y sunita en el tablero político de Irak", dice a la AFP el politólogo Jean-Pierre Filiu, profesor en Sciences Po Paris.

"Las perspectivas son aún peores en Siria", agrega, "donde las milicias kurdas y el ejército de [el presidente sirio Bashar] Al Asad están planeando apoderarse respectivamente de Raqa y Deir Ezor".

"Esta falta de estrategia a largo plazo deja a Dáesh un importante espacio para reconstruirse en un futuro próximo, al tiempo que sigue manteniendo en el mundo redes de simpatizantes y militantes galvanizados por la extrema violencia de este combate", subraya.

El coordinador nacional de la inteligencia estadounidense, Dan Coats, había advertido, durante una intervención en mayo ante una comisión del Senado norteamericano, "que fuera de Irak y de Siria, el ISIS [acrónimo en inglés del grupo EI] trabaja para interconectar sus facciones y sus redes en el mundo y en la complementariedad de sus acciones con su estrategia".

"Estimamos que ISIS conserva la voluntad y la capacidad de dirigir, permitir, asistir e inspirar ataques transnacionales", advirtió.

- La insurrección continuará -

En una tribuna titulada "ISIS tras el califato", publicada el 2 de septiembre, Tara Mooney y Andrew Byers, analistas y cofundadores de la Counter Extremism Network, predicen que el grupo EI perderá el control territorial de las regiones conquistadas (en su apogeo, siete millones de habitantes en un territorio tan grande como Italia) "durante el próximo año".

"Los responsables internacionales deben prepararse para dos amenazas futuras", advierten: "la evolución del ISIS poscalifato y los grupos que le sucederán, y tal vez amenazas aún más graves para la seguridad regional e internacional".

El grupo EI conservará sin dificultad una estructura clandestina y un aparato de propaganda en internet de alto nivel, capaz de inspirar a yihadistas en todo el mundo, agregan.

"La pérdida de territorios en Siria y en Irak podría incluso empujar a más lobos solitarios a pasar a la acción en Europa y Estados Unidos, para demostrar su determinación y su capacidad de golpear", afirman.

Todos los expertos subrayan también la amenaza de cientos, pronto miles, de "retornados", yihadistas occidentales bien entrenados que regresan a sus países de origen.

De momento, en Siria y en Irak "el proyecto de gobernanza del EI está en peligro, pero el EI no está derrotado", asegura a la AFP Ludovico Carlino, especialista de los movimientos yihadistas en el centro de investigaciones IHS Country Risk.

Los supervivientes del grupo se replegarán en el valle del Éufrates, que se extiende por ambos países y se convertirá en "la plataforma de lanzamiento de la insurrección, para un EI de nuevo en la clandestinidad".

Esta zona desértica de 160 kilómetros, rica en petróleo, alberga ya a entre cinco y diez mil combatientes y jefes militares yihadistas, consideran los comandantes de la coalición internacional anti-EI liderada por Estados Unidos.

"En definitiva", concluye Thomas McCabe, exanalista especializado en contraterrorismo de las Fuerzas Aéreas estadounidenses, "aunque la destrucción del califato sea una victoria significativa, no es decisiva. La insurrección yihadista mundial continuará".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP