Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Soldados turcos conducen un tanque de vuelta a su territorio en Karkamis (Turquía), desde la ciudad de Jarabulus, en la frontera sirio-turca, el 2 de septiembre de 2016

(afp_tickers)

El grupo yihadista Estado Islámico reivindicó este lunes el ataque contra una discoteca de Estambul, en el que murieron 39 personas y decenas resultaron heridas, mientras la policía turca seguía buscando al autor de la matanza.

En un comunicado difundido en las redes sociales, el grupo afirmó que el ataque en el club Reina, una exclusiva discoteca situada a orillas del Bósforo, había sido cometido por uno de los "soldados del califato". Entre las víctimas había numerosos extranjeros, la mayoría originarios de países árabes.

Los equipos de la policía antiterrorista de Estambul detuvieron y encerraron a ocho sospechosos de estar vinculados con el ataque, informó la agencia Dogan, sin dar más precisiones.

El atentado de Año Nuevo llega en un momento en que Turquía trata de reconquistar la ciudad de Al Bab, bastión del EI en el norte de Siria, donde Ankara lleva a cabo una ofensiva contra los yihadistas. El domingo, aviones turcos y rusos llevaron a cabo nuevos bombardeos contra el EI en la zona.

En su comunicado, el grupo yihadista acusa a Turquía, un país de mayoría musulmana, de haberse aliado con los cristianos, en alusión a la incursión del ejército turco desde hace cuatro meses en el norte de Siria, para combatir al EI y las milicias kurdas.

Es la primera vez que el grupo yihadista reivindica un atentado en Estambul, pero varios ataques contra turistas cometidos en la metrópolis turca ya le habían sido atribuidos por las autoridades.

Se consiguieron "datos relativos a las huellas digitales y a la apariencia" del asesino, declaró el portavoz del Gobierno, Numan Kurtulmus, refiriéndose a una "investigación difícil". "Vamos a entrar rápidamente en el proceso de identificación", agregó.

"Seguiremos realizando con determinación operaciones exteriores", declaró este lunes Kurtulmus, después de un Consejo de Ministros presidido por el jefe de Estado, Recep Tayyip Erdogan, quien no se ha expresado públicamente desde el atentado.

Las familias de las víctimas extranjeras, más de 20, tenían que recuperar este lunes los cuerpos de sus allegados, fallecidos cuando un hombre irrumpió en la discoteca y abrió fuego contra los cientos de personas que estaban celebrando el Año Nuevo.

- "El peligro continúa"-

A las 01H15 del domingo (22H15 GMT del sábado), un hombre armado con un fusil de asalto se presentó delante de la discoteca y mató a dos personas en la entrada, antes de irrumpir en el local y cometer la masacre.

Según los medios turcos, el atacante disparó entre 120 y 180 veces durante unos siete minutos, sembrando el pánico, lo que hizo que incluso algunas personas se lanzaran a las gélidas aguas del estrecho del Bósforo para escapar de las balas.

Tras la matanza, el agresor se cambió de ropa y huyó.

Citando informes de la autopsia, los medios turcos indicaron que varias víctimas fueron asesinadas de un disparo en la cabeza.

El ministro del Interior, Suleyman Soylu, declaró el domingo que se estaban llevando a cabo intensas operaciones de búsqueda y que el autor sería "capturado rápidamente".

Sin embargo, "el peligro continúa", recordó este lunes el periodista Abdulkadir Selvi, en Hürriyet.

"Mientras el terrorista no sea detenido, no sabremos dónde ni cuándo puede cometerse otra masacre", añadió.

- "No dejo de pensar en ello" -

El ataque se produjo a pesar del despliegue masivo de las fuerzas de seguridad en Estambul, una metrópolis tentacular que ha sufrido múltiples atentados durante 2016.

Según Hürriyet, los investigadores estiman que el asaltante podría estar vinculado a la célula que cometió el triple atentado suicida del aeropuerto Atatürk de Estambul, que dejó 47 muertos en junio, atribuido al EI.

Según el último balance de las autoridades, 39 personas murieron y 65 resultaron heridas.

Entre las víctimas mortales, la mayoría oriundas de países árabes, figuran dos jordanos, tres iraquíes y tres libaneses, según las autoridades de los tres países.

Una franco-tunecina, una canadiense y una israelí perdieron también la vida en el ataque.

"Pienso en esos momentos y no logro borrarlos de mi memoria. La gente en pánico, la sangre, el ruido de los disparos, las explosiones. No dejo de pensar en ello", contó a la AFP uno de los supervivientes, Yusuf Kodat, un joven franco-turco.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP