Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente de la junta directiva del fabricante francés de automóviles PSA Peugeot Citroen, Carlos Tavares, presentando los resultados del grupo en 2015, el 24 de febrero de 2016 en la sede de PSA en París

(afp_tickers)

Dos años después de estar al límite de la quiebra, el constructor francés PSA Peugeot Citroën anunció este miércoles que volvía a tener resultados positivos en 2015, con un beneficio neto de 1.200 millones de euros.

El grupo, que realizó unos ingresos de 56.300 millones de euros (+5,7%), va a pagar una prima de 2.000 euros de media por empleado en Francia, indicó el presidente de su directorio, Carlos Tavares.

PSA, con sus marcas Peugeot, Citroën y DS, es el primer grupo automovilístico francés en términos de unidades producidas: 2,97 millones el año pasado, un tercio de ellos en Francia.

Azotado por la crisis del automóvil europea en 2008-2013, el grupo llegó al límite de la quiebra a principios de 2014 pero se salvó gracias a la intervención del Estado francés y de la empresa automotor china Dongfeng.

Tavares fue entonces nombrado presidente del directorio de PSA con la misión de devolver a flote el buque insignia de la industria francesa.

Las medidas que se tomaron para reducir gastos se centraron en los esfuerzos de los empleados en el marco de un plan de competitividad, en una simplificación de las gamas y en las cesiones (motos, club de fútbol FC Sochaux...).

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP