Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Niños iraquíes desplazados permanecen junto a una tienda en un campamento para desplazados abierto recientemente, el 29 de mayo de 2016 en la ciudad de Amriyat Al-Faluya, 50 km al suroeste de Bagdad

(afp_tickers)

Ocho manos se abalanzan a toda prisa hacia un gran plato de arroz, el primero que saborea una familia iraquí que consiguió huir de Faluya, la ciudad en manos del grupo yihadista Estado islámico (EI).

Aprovechando la ofensiva de las fuerzas iraquíes que intentan retomar esta ciudad ubicada 50 kilómetros al oeste de Bagdad, Nasra Najm, su hija y sus nietos escaparon de los yihadistas que controlan esta localidad desde enero de 2014.

Tras haber caminado toda la noche para evitar ser vistos por hombres del EI, que impiden que los civiles salgan de Faluya, Nasra llegó junto a su familia al campamento de Amriyat al Faluya, donde se instalaron bajo una carpa.

Un plástico sirve de alfombra en el suelo y el calor es sofocante, pero Nasra y los suyos saltan de felicidad al ver un plato de arroz. "¡Soñábamos con esto! Ya ni siquiera estaba segura de que el arroz existiera. No podíamos creer lo que veíamos cuando nos dieron este plato", exclama esta anciana con el rostro cubierto de tatuajes tradicionales.

Desde que las fuerzas iraquíes lanzaron una ofensiva para reconquistar Faluya, unas 3.000 personas han podido escapar de los suburbios de la ciudad, "cansados, asustados, hambrientos", según el Consejo Noruego para Refugiados (NRC), que creó este campamento.

Sus historias reflejan el terrible día a día de unos 50.000 habitantes atrapados en esta ciudad desde hace meses, bajo la mano de hierro de los yihadistas. Maher Sahib, un hombre de edad media que también logró escapar resume la situación en una frase: "miren, antes pesaba 103 kilos, hoy peso 71".

Todos los desplazados cuentan que no tenían arroz, un alimento básico en Irak, ni pan. "Teníamos que moler los carozos de dátiles para hacer harina que era terriblemente ácida", cuenta Madiha Khudair, que huyó junto a sus dos hijas de una localidad cerca de Faluya.

Cuando cuenta su huida, a Madiha se le llenan los ojos de lágrimas. "Pusimos nuestros destinos en manos de Dios, recogimos nuestras cosas y nos fuimos. En realidad, corrimos. En un momento dado, vimos un camión con gente del EI y gateamos para que no nos vieran".

- 'Arriesgarlo todo' -

Rasmiya Abbas, cubierta con un velo negro y con su nieto de cinco años en los brazos, cuenta que los combatientes del EI racionaban la comida entre la población, y guardaban lo mejor para ellos.

"Hace poco, una bolsa de azúcar costaba 36 euros. A veces nos daban 250 gramos de arroz, apenas suficiente para hacer una comida para los niños", dice. "Sólo teníamos pan negro, de cebada (...) La gente de Dáesh (acrónimo en árabe del EI) se quedaba con el arroz y con todos los mejores productos", añade.

Las 252 familias que encontraron refugio en este campamento de fortuna llegaron durante el fin de semana. Los niños duermen bajo las carpas color arena, para recuperarse del largo y angustiante viaje. Los que no duermen llenan botellas de agua de un camión cisterna o hacen cola con sus madres frente a una ambulancia que distribuye medicamentos.

Las tropas iraquíes penetraron este lunes en Faluya, pero encuentran resistencia por parte del EI, por lo que la llegada de civiles desplazados podría aumentar en estos días. "Estamos preparando ayuda para las familias que logren huir de la zona de combate", explica Becky Bakr, coordinadora del NRC.

Aunque el camino hasta el campamento está plagado de peligros debido a los combates, Ahmad Sabih, un padre de familia de 40 años, prefirió probar suerte: "decidí arriesgarlo todo. O salvaba a mis hijos o moría con ellos".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP