Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una niña en el suelo de una instalación sanitaria en Maiduguri, Nigeria, el 15 de septiembre de 2016

(afp_tickers)

Los médicos se movilizan para atender al pequeño Abdulahi, de dos años, un desplazado del conflicto provocado por Boko Haram en Nigeria. Como él, 50.000 niños se están muriendo de hambre en la región de Borno.

Un doctor coloca el gota a gota de suero, otro prepara una jeringa. El pequeño permanece inmóvil, con el cuerpo hinchado por el kwashiorkor, una enfermedad infantil causada por un déficit de proteínas. Su torso se mueve ligeramente al ritmo de la respiración. Con el goteo logran estabilizar su nivel de glucemia.

"Está mejor que hace 20 minutos", explica un médico en el centro de Gwange, un hospital en Maiduguri gestionado por la ONG Médicos Sin Fronteras (MSF). "Su estado sigue siendo crítico", advierte.

Su madre, Hadiza, permanece de pie, en el otro extremo de la cama, como si quisiera alejarse de las máquinas y tubos que envuelven la cabeza de su hijo. Aparta la mirada entre lágrimas.

En la unidad de cuidados intensivos las 14 camas están "siempre ocupadas", dice el personal médico. A Hafsat, una bebé de 13 meses, solo le queda la piel sobre los huesos. Parece dormida, vencida por el agotamiento.

"Su madre murió el mes pasado", explica su tía, Fatima Ladan. "Traté de amamantarla, pero no tengo suficiente leche. Y no consigue tragar el 'pumply nut'. Lo vomita todo", afirma esta mujer, en alusión a un suplemento alimentario para la malnutrición aguda.

En la misma unidad, Hauwa observa en silencio a su nieta de 14 meses. "Rezo para que Dios nos envíe comida", confía.

- Llamamiento a la ayuda -

Mientras esta abuela le ruega a Dios, las ONG y el Gobierno nigeriano no dejan de pedir ayuda urgente a la comunidad internacional.

El terror del grupo islamista nigeriano Boko Haram dejó más de 20.000 muertos y se estima que 1,5 millones de personas se refugiaron en la ciudad de Maiduguri. En todo el país, hay 2,6 millones de desplazados.

En julio, la ONU anunció que casi 250.000 niños menores de cinco años sufren malnutrición aguda en el estado de Borno (noreste).

Pese a estas impresionantes cifras, la ayuda internacional se hace esperar.

Unos 4,5 millones de personas necesitan ayuda alimentaria de urgencia en el noreste del país. Dos veces más que en marzo y un dato, "muy, muy por encima del umbral de emergencia", según el doctorBamidele Omotola, nutricionista para Unicef.

"La última vez que nos vimos confrontados a casos tan graves, fue durante la guerra civil", entre 1967 y 1970, recuerda este médico.

Durante el conflicto de Biafra, más de un millón de personas murieron de hambre o por enfermedades ligadas a la falta de alimentos, después de que el Gobierno federal impusiera un bloqueo tras la declaración de secesión de esta región del sureste.

Hoy, en el norte, la inestabilidad y los combates han desconectado del mundo a gran parte del territorio. Las carreteras están bloqueadas por el ejército y los habitantes viven reagrupados en campamentos en los que falta de todo.

Los agricultores no pueden impedir los incesantes saqueos de sus cosechas, los campos están devastados o repletos de minas antipersona, los puntos donde hay agua están contaminados y la escasez ha hecho disparar los precios en los mercados.

- Desesperadamente flacos -

En los campos de desplazados, los médicos y el personal humanitario pesan a los niños, que están desesperadamente flacos, miden la circunferencia de sus brazos. Las enfermeras anotan datos, cifras.

De los 290 pequeños pacientes, de entre seis meses y cinco años, atendidos en julio en el centro de Gwange, 30 fallecieron. En agosto, fueron admitidos 378 niños, 72 murieron.

Al menos dos niños mueren cada día entre estas paredes.

"La comunidad internacional debe hacer más o nos enfrentaremos a una catástrofe", advierte Toby Lanzer, coordinador humanitario de la ONU para la región del Sahel.

Harían falta, según Lanzer, 385 millones de dólares adicionales únicamente para el noreste de Nigeria, y un total de 559 millones de dólares para toda la región del lago Chad, hasta donde se extendió el conflicto y donde 6,3 millones de personas se hallan en inseguridad alimentaria grave.

En Gwange, Javed Alí Baba, coordinador de urgencias para MSF, es pesimista. "Todavía hay mucha gente que necesita ayuda allí", dice, en alusión a todas las zonas a las que sus equipos no pueden acceder.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP