Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un policía británico monta guardia a la entrada de la estación de Leytonstone, el pasado 6 de diciembre en Londres A man was being held in custody after three people were stabbed at a London Underground train station in an attack police were treating as a "terrorist incident".One eyewitness shouted "You're no Muslim" at the suspect as he was pinned down by police officers at the suburban Leytonstone station, amateur video footage showed, while a pool of blood was seen in the ticket hall.

(afp_tickers)

La familia del hombre que acuchilló a dos pasajeros del metro de Londres el pasado sábado, un ataque calificado de "terrorista" por la policía, explicó que avisó a las autoridades de sus problemas mentales.

Muhaydin Mire, de 29 años, fue acusado de intento de asesinato por el ataque en la estación de metro de Leytonstone, en el este de Londres.

Su hermano Mohamed explicó a la televisión Channel 4 que Muhaydin, que llegó al Reino Unido de Somalia cuando tenía 12 años, había pasado tres meses en un hospital psiquiátrico en 2007 al diagnosticársele paranoia.

Muhaydin "es un buen muchacho", dijo su hermano, pero tenía "problemas mentales", posiblemente por el consumo de drogas, estimó. "Salió (del hospital) y volvió directamente a su vida", pero los problemas volvieron este agosto.

"Me llamaba y decía cosas raras", recordó. "Nada radical, hablaba desordenado, decía cosas sin sentido. Se pasaba la noche diciendo que veía demonios", añadió.

La familia contactó con la policía hace tres semanas, pero ésta les dirigió a los servicios médicos. "No podían ayudarnos porque no había hecho daño a nadie ni se había dañado a sí mismo. Hablé con la policía, vinieron a verle, el 22 de octubre".

Finalmente, decidieron llevárselo a Somalia, y debía viajar al día siguiente de los atentados. "Decidí sacarlo del país, así que llamé a mi madre, que no está aquí, está en Somalia", narró el hermano. La policía confirmó que la familia les comentó sus problemas.

AFP