El hombre detenido en el aeropuerto de Glasgow, en Escocia, no era finalmente el francés sospechoso de haber matado en 2011 a su mujer y a sus cuatro hijos, tal y como pensaba en un principio la policía escocesa, según el resultado arrojado el sábado por un test de ADN.

"El test se reveló negativo", indicó le sábado a la AFP una fuente próxima a la investigación, un día después de que la policía escocesa hubiera arrestado a un hombre procedente de París en el aeropuerto de Glasgow (oeste).

El hombre había sido detenido a raíz de una "denuncia anónima", según fuentes francesas próximas al caso. Según la policía escocesa, sus huellas digitales coincidían con las de Xavier Dupont de Ligonnès, que está siendo buscado desde 2011 tras el asesinato de su esposa y de sus cuatro hijos en Nantes (oeste de Francia).

La tarde del sábado fue puesto en libertad.

El registro efectuado el viernes por la noche en una vivienda de Limay, cerca de París, cuya dirección figuraba en el pasaporte del arrestado, reforzó la hipótesis de que los agentes se habían equivocado de persona.

La casa pertenece a un hombre de unos 70 años, Guy Joao, casado desde hace unos años con una escocesa, según vecinos interrogados por la AFP. "Es imposible" que sea él, declaró uno de ellos, Mario Vieira, un jubilado de 75 años.

Vieira afirmó que era "amigo desde hacía más de 45 años" del arrestado. Según él, a su vecino "le robaron los documentos de identidad de su bolsa en [el aeropuerto parisino de] Charles de Gaulle en 2014".

Se trata de uno de los mayores enigmas criminales de las últimas décadas en Francia.

Xavier Dupont de Ligonnès fue visto por última vez el 15 de abril de 2011, saliendo a pie de un hotel de Roquebrune sur Argens (sureste), cargando a la espalda una funda que podría contener una carabina.

Seis días más tarde, se hallaron bajo la terraza de la casa familiar los cuerpos sin vida de su esposa y sus cuatro hijos, de entre 13 y 21 años, envueltos en sábanas y cubiertos con cal. Los cinco murieron por al menos dos disparos de carabina en la cabeza cada uno, aparentemente dos semanas antes, entre el 3 y el 5 de abril.

Durante este tiempo, los investigadores recibieron varias informaciones al respecto, pero nunca lograron determinar si el sospechoso estaba vivo o muerto, si había sido capaz de huir o si se había suicidado.

cal-kap-vab-sm-grd/blb/lp/cls/jvb-bc/eg

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes