Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Policías delante del Palacio de Buckingham tras el ataque de un hombre con un cuchillo, que fue procesado por la ley antiterrorista, el 26 de agosto de 2017 en Londres

(afp_tickers)

El hombre detenido el viernes en Londres después de haber atacado a policías delante del Palacio de Buckingham, la residencia de la reina Isabel II, fue procesado por la ley antiterrorista.

El hombre detuvo su vehículo cerca de un coche de la policía delante del palacio de Buckingham hacia las 20H35 (19H35 GMT), indicó la policía en un comunicado.

"Los policías vieron que llevaba un cuchillo muy grande en el coche y procedieron a detenerlo", agregó el comunicado, que precisó que durante el incidente dos agentes resultaron con heridas leves.

El hombre estaba armado de un "sable de 1,20 metros" y gritó "varias veces Alá Akbar", indicó este sábado la policía. "El hombre, que gritó varias veces Alá Akbar, fue neutralizado con gas incapacitante", afirmó la policía británica en un comunicado, en el que precisaba que el individuo había tratado de tomar "un sable de 1,20 metros que estaba en el suelo del asiento del pasajero".

El hombre, de 26 años, había sido detenido en un principio por cargos de lesiones graves y asalto a la policía, pero después las autoridades informaron de que está siendo procesado por la ley antiterrorista.

"Los detectives de la Policía Metropolitana de Lucha Antiterrorista están investigando el incidente", informó el organismo en un comunicado.

Los agentes heridos, dos hombres, fueron llevados al hospital, pero ya fueron dados de alta.

El hombre también fue trasladado a un hospital de Londres porque tenía heridas menores, pero recibió el alta y fue llevado a los locales centrales de la policía para ser interrogado.

El ataque se produce en un momento en que el Reino Unido y Europa están en alerta máxima, después de que en los últimos dos años se produjeran varios ataques, que fueron reivindicados o atribuidos a grupos yihadistas.

Desde marzo, en el Reino Unido han muerto 35 personas en tres ataques, dos en Londres y uno en Mánchester.

Los dos ataques de Londres fueron perpetrados por atacantes que usaron un vehículo para arrollar a los peatones y que después salieron a acuchillar a quienes encontraban a su paso.

En el otro ataque, ocurrido en Mánchester el 22 de mayo, un kamikaze hizo estallar una bomba al término de un concierto de la estrella juvenil estadounidense Ariana Grande, dejando 22 muertos, en su mayoría adolescentes y padres que habían ido a buscarlos.

- Gran operación policial -

"Las acciones rápidas y valientes de ambos agentes llevaron a que el sospechoso fuera detenido muy rápidamente", indicó el oficial de policía Guy Collings.

"Ninguna persona de los presentes tuvo ninguna interacción con el individuo en el lugar. Es demasiado pronto en la investigación para especular más allá", dijo la policía en un comunicado.

En las redes sociales, algunos usuarios afirmaron que el agresor iba armado con un sable, y publicaron vídeos que mostraban a numerosos vehículos de la policía delante del palacio, mientras que las calles aledañas estaban cerradas.

"Bloqueado delante del Palacio de Buckingham con muchos policías armados. Tráfico bloqueado", escribió en Twitter un testigo, Amir Jan Malik.

Kiana Williamson, que presenció el incidente, dijo a la agencia británica Press Association que "había una camioneta de policía y un coche y que también había un vehículo civil dirigido hacia el auto de la policía".

"Estaban intentando sacar al hombre del coche, gritando, mientras que más policías fueron llegando al lugar y el hombre se resistía", dijo.

Finalmente, "el hombre fue controlado y parecía casi inconsciente al lado de la vía".

El incidente se produjo sólo dos horas después de que un hombre armado con un cuchillo atacó a dos soldados en Bruselas, un acto que las autoridades calificaron como un atentado "terrorista".

En el momento del ataque la reina estaba en el palacio de Balmoral, en Escocia, pero la residencia de la soberana dijo que no podía comentar estos temas de seguridad.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP