Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Vehículo policial junto a la residencial del embajador de Irán en Viena, el 12 de marzo de 2018

(afp_tickers)

El hombre de 26 años que el domingo fue abatido tras intentar atacar a un soldado frente a la residencia del embajador de Irán en Viena tenía "afinidades con el islam político", indicó el martes la directora de la seguridad pública en Austria.

Según el examen preliminar de los datos recabados en su domicilio en Viena, el hombre, un austriaco de origen egipcio, "tenía claramente afinidades con el islam político", indicó Michaela Kardeis, la directora general de seguridad pública en una rueda de prensa.

En análisis exhaustivo del material llevará "unos días", añadió, sin dar más detalles sobre el móvil del atacante ni su perfil.

El ministerio de Defensa reveló por su parte que el hombre se había identificado como un musulmán muy devoto cuando realizó su servicio militar, en 2012, lo que le dio derecho a realizar las cinco oraciones diarias y a mantener la barba.

Según el diario Kurier, el sospechoso seguía en Facebook a uno de los predicadores salafistas más conocidos de Alemania, Pierre Vogel.

La pista terrorista no está "ni excluida ni confirmada", había dicho el lunes la policía.

Durante la agresión, que se produjo hacia las 23H35 del domingo, los dos hombres rodaron por el suelo y el militar recibió varias puñaladas, explicó la policía. Pudo sobrevivir gracias a su chaleco protector.

El soldado "usó en un primer momento gas pimienta" antes de disparar "al menos cuatro balas" contra el asaltante, quien falleció en el lugar.

Irán es uno de los principales apoyos internacionales al régimen sirio y envió a consejeros militares y a miles de "voluntarios" para luchar contra el grupo Estado Islámico (EI) en Siria e Irak.

El grupo EI reivindicó dos atentados contra el Parlamento iraní y el mausoleo del imán Jomeiní en Teherán del 7 de junio de 2017, que dejaron 17 muertos. Fueron los primeros ataques reivindicados por el grupo en Irán.

Austria mantiene un nivel alto de alerta antiterrorista y de momento evitó la violencia islamista que golpeó a otros países europeos. No obstante, es un importante vivero de yihadistas para su pequeña población, de 8,7 millones de personas.

Según el ministerio austriaco del Interior, unos 300 aspirantes a yihadistas salieron del país con destino a Irak y Siria desde 2011.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










AFP