Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Charles Collyns, actual economista jefe del Instituto Internacional de Finanzas, habla durante una rueda de prensa del FMI, el 22 de abril de 2009 en Washington

(afp_tickers)

La salida de capitales de los países emergentes se acelera y en 2015 superará el flujo de ingresos por primera vez desde 1988, según un estudio del Instituto Internacional de Finanzas (IIF) publicado este jueves.

La tendencia, acentuada por las actuales preocupaciones por la economía mundial, podría agravarse en países como Brasil y Turquía en caso de que la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) aumente sus tasas de interés, precisa el informe.

La salida de capitales en los treinta países estudiados se elevará a 1,089 billones de dólares y la entrada a 548.000 millones, por lo cual el saldo negativo será de 541.000 millones, según el IIF, una asociación de entidades financieras globales (bancos, fondos privados, bancos centrales, aseguradores y fondos soberanos).

El nivel de ingresos de capitales será el más bajo desde 2008, en claro contraste con lo que ocurrió después del estallido ese año de la crisis financiera mundial, cuando los emergentes atraían inversores del mundo industrializado, indicó en un comunicado Charles Collyns, economista jefe de la entidad.

Ello ocurre "por razones más internas que externas", dado que las preocupaciones actuales están precisamente vinculadas a la situación de las economías emergentes, agrega.

El IIF descarta una "recuperación rápida" del flujo de capitales hacia los emergentes, en tanto que la fuga de capitales proseguirá en 2016, aunque "a un ritmo más moderado".

Hung Tran, uno de los directores del IIF, señaló la vulnerabilidad de los emergentes a una subida de tipos de interés de la Fed.

"Los países con alto nivel de endeudamiento empresarial, sobre todo en dólares, tendrán dificultades, con riesgos crecientes de quiebras corporativas y un debilitamiento de las inversiones y del crecimiento", afirmó.

"Los países más riesgosos son los que combinan importantes déficits de cuenta corriente, un fuerte endeudamiento empresarial en divisas extranjeras e incertidumbres políticas agudas. Turquía y Brasil están en esa situación", especifica el informe.

- Fin del "superciclo" de crecimiento -

El Instituto estima que "el superciclo de crecimiento de los países emergentes", que se abrió hace unos veinte años, parece haber tocado a su fin.

Entre los factores estructurales que explican esa inflexión menciona el peso cada vez mayor de los servicios en las economías de los países industrializados, que no se prestan a los intercambios comerciales que sustentaron el dinamismo de los emergentes. Menciona también el envejecimiento de la población en muchos emergentes.

Pese al largo ciclo de crecimiento de los emergentes, la diferenciación entre países industrializados y emergentes sigue siendo pertinente y puede seguir definiéndose con criterios de crecimiento, inflación o parte de las materias primas en las exportaciones, así como por criterios políticos y financieros (desarrollo del sistema financiero, estabilidad institucional, corrupción).

Pero el ciclo instaló en cambio una "heterogeneidad" creciente entre los emergentes, analiza el IIF.

Los países de Europa del Este se han convertido sin embargo en una "categoría en sí misma", precisa.

Los problemas económicos de los países emergentes -ralentización en China, recesión en Brasil y Rusia- son considerados como una de las mayores amenazas actuales para la coyuntura mundial.

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, afirmó el miércoles que existen "motivos para estar preocupados" por la economía mundial, ante las incertidumbres provocadas por "la perspectiva de un incremento de las tasas de interés en Estados Unidos y la desaceleración de China".

AFP