Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Combinación de fotos del candidato de la izquierda radical a la presidencia francesa, Jean-Luc Mélenchon, durante un mitin en Dijon (I), y su holograma en Nancy, Grenoble, Montpellier, Clermont-Ferrand, Nantes y Le Port, el 18 de abril de 2017

(afp_tickers)

El candidato de la izquierda radical a las elecciones presidenciales francesas, Jean-Luc Mélenchon, volvió a servirse de un holograma este martes para proyectar su discurso a siete ciudades de forma simultánea, hablando desde Dijon pero con ecos que llegaron hasta la lejana isla de Reunión.

En su último mitin antes de la primera vuelta de las elecciones, que se celebra el próximo domingo, el candidato de izquierda mató siete pájaros de un tiro al transmitir su discurso de Dijon mediante un holograma que se proyectó en Nancy, Grenoble, Montpellier, Clermont-Ferrand, Nantes y en Le Port, en Reunión, en el océano Índico.

Las encuestas siguen dando como favoritos a disputar la segunda ronda al centrista Emmanuel Macron y a Marine Le Pen, aunque con tendencias a la baja. Un paso detrás de ellos, Jean-Luc Mélenchon está en alza constante desde finales de marzo, codo a codo con el conservador François Fillon, que se mantiene pese a los escándalos judiciales que salpicaron su campaña.

Los cuatro candidatos se sitúan dentro del margen de error, lo que deja abierta la primera vuelta del 23 de abril.

Las encuestas añaden incertidumbre al resultado de los comicios, al afirmar que tres de cada diez franceses no han decidido aún su voto.

"No hay muchas personas que puedan reunir a 35.000 personas en un día de semana", dijo su director de campaña, Manuel Bompard, en referencia al total de la convocatoria.

"El programa del pueblo se trata de poder vivir de su trabajo con dignidad, de recibir atención médica cuando uno está enfermo, de poder dejar de trabajar cuando llega el momento", dijo el candidato.

El líder de Francia Insumisa, a veces acusado de populista por sus detractores, es un antiglobalización crítico con Europa, pero desmiente ser de extrema izquierda. Se describe como un hombre "apasionado" e insumiso frente al orden establecido por capitalistas y liberales.

En alusión a Macron, que defiende una liberalización de la economía, Mélenchon defendió el modelo social.

"Lo que es moderno, es la seguridad social, lo que es moderno, es el código del trabajo, lo que es moderno es la ley para todos, el trabajo que le permita a uno vivir", dijo, en referencia a las reformas laborales impulsadas por Macron como ministro de economía.

En su discurso también negó las acusaciones de que quiera dejar la Unión Europea (UE).

"No crean a aquellos que les dicen: 'Él quiere salir de Europa, del euro (...) vamos, un poco de seriedad", dijo, afirmando que está "seguro" de que logrará negociar con Alemania el futuro de la UE.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP