El secretario de Defensa estadounidense, Mark Esper, criticó este jueves la "injustificada" ofensiva militar turca en Siria, aunque no la condenó, antes de una reunión con su pares de la OTAN en Bruselas.

"Turquía nos ha puesto en una situación terrible con esta incursión injustificada", declaró Esper en un acto del centro de reflexión German Marshall Fund, antes de participar en el encuentro de la Alianza Atlántica.

"Pero no vamos a iniciar una guerra con un aliado de la OTAN, un buen aliado desde su adhesión en 1952", agregó el jefe del Pentágono.

Esper advirtió no obstante que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, "está yendo en la dirección equivocada en varios asuntos, al girar en torno a la órbita de Rusia en lugar de la de la OTAN".

"Hay que trabajar con Turquía para que vuelva a ser un aliado fuerte y fiable", agregó Esper, que justificó también la retirada de los militares estadounidenses presentes en Siria de la zona donde se produjo la ofensiva turca.

Según el responsable estadounidense, la decisión "de retirar menos de 50 soldados se adoptó tras la decisión de Erdogan de atravesar" la frontera con Siria. "No estábamos dispuestos a iniciar un combate con un aliado de la OTAN", agregó.

Esper, para quien "no había una alternativa mejor", aseguró que la relación con las Fuerzas Democráticas Sirias, una alianza dominada por las milicias kurdas en el punto de mira de Ankara, "siempre ha sido buena".

"Nuestro compromiso con ellos no fue establecer un Estado autónomo o defenderlos de Turquía. Es la dura realidad", explicó sobre estas milicias, que ayudaron a la coalición liderada por Washington en lucha contra los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI).

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes