Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El parlamento del Kurdistán iraquí, en Erbil, Irak, el 15 de septiembre de 2017

(afp_tickers)

El parlamento del Kurdistán iraquí aprobó el viernes como previsto un referéndum de independencia para el 25 de septiembre, aunque dejó abierta la puerta a negociaciones para postergar la consulta, como lo reclaman entre otros Estados Unidos.

En ausencia de la oposición, que había apelado al boicot de la sesión, la asamblea aprobó el referéndum de la región autónoma iraquí tras "una votación unánime de los 65 diputados presentes", proclamó el vicepresidente del órgano, Jaafar Aimenky.

La Casa Blanca exigió el viernes la suspensión del referéndum, al que Bagdad calificó de "provocador" y "desestabilizante".

Confirmando su convicción de que la consulta pueda ser un obstáculo a la lucha contra el grupo Estado Islámico (EI) y a la "estabilización de las zonas liberadas", Washington expresó su desacuerdo con la decisión del parlamento kurdo iraquí.

"Llamamos al gobierno regional kurdo a abandonar el referéndum y a iniciar un diálogo serio con Bagdad", señaló la Casa Blanca en un comunicado, agregando que "Estados Unidos siempre está listo para jugar un papel facilitador".

El referéndum también preocupa a países vecinos como Turquía o Irán, que temen que aliente las veleidades separatistas de sus propias minorías kurdas.

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan reaccionó asegurando en televisión que la celebración de un referéndum "es una cosa muy, muy mala".

"Si se atreven a declarar un estado independiente, no todo el mundo lo va aprobar", añadió. El Consejo de Seguridad turco tiene previsto reunirse el 22 de septiembre para adoptar una posición oficial.

- Buscando alternativas -

Para intentar que se postergue, Estados Unidos y otros países presentaron el jueves al presidente kurdo, Massud Barzani, un "proyecto" que propone "alternativas" al referéndum, según el emisario estadounidense de la coalición antiyihadista en Irak, Brett McGurk.

El presidente kurdo, que insistió en la independencia como "única" opción dejada a los kurdos, se comprometió a responder "rápidamente".

Antes, su Partido Democrático del Kurdistán (PDK) logró —tras largas negociaciones— ponerse de acuerdo con las otras dos grandes formaciones kurdas, la Unión patriótica del Kurdistán (UPK) de Jalal Talabani, y Goran, para reabrir una sesión parlamentaria.

Desde hace más de dos años, el parlamento kurdo estaba cerrado y el mandato de Barzani expiró en 2015.

Pero éste se ha mantenido en el poder, alegando que Irak y el Kurdistán estaban en plena campaña para expulsar a los yihadistas y que las condiciones impedían la celebración de elecciones.

Esta reunión de la Asamblea del Kurdistán iraquí se celebró después de que el Parlamento federal votara dos veces contra el referéndum de independencia. Cada vez, los diputados kurdos abandonaron la sala en señal de protesta.

- Proteger la unidad de Irak -

El martes, el parlamento federal votó contra la celebración de este referéndum para "proteger la unidad de Irak", y el jueves destituyó al gobernador de la provincia de Kirkuk -rica en petroleo y objeto de disputas territoriales entre el gobierno de Bagdad y las autoridades kurdas- por decidir, en contra de la opinión del gobierno iraquí, organizar un referéndum en su región.

El Kurdistán iraquí dispone desde 1991 de esa autonomía, que ha sido ampliada a lo largo de los años.

Al anunciar en junio la fecha del referéndum, Barzani envió una clara señal, según los expertos, de que Irak entraba en una nueva fase. Tras tres años de combates para expulsar a los yihadistas —que llegaron a controlar un tercio de su territorio— el país retorna a sus problemas confesionales y étnicos anteriores a la llegada del EI.

Hay temores de posibles enfrentamientos entre los peshmergas (combatientes kurdos) y las unidades paramilitares diseminadas en todo el país, que podrían disputarse las zonas reconquistadas a los yihadistas.

El influyente comandante chiita Hadi al Ameri, jefe de la organización Badr —un poderoso grupo paramilitar iraquí apoyado por Irán— multiplicó recientemente las advertencias contra una "guerra civil".

El jueves, Turquía advirtió que la organización del referéndum "tendrá un precio", una posición capaz de comprometer la viabilidad de un eventual Estado kurdo ya que el Kurdistán iraquí obtiene la mayor parte de sus ingresos con la exportación de petróleo a través de un ducto que llega al puerto turco de Ceyhan.

Los propios 5,5 millones de kurdos iraquíes llamados a pronunciarse sobre la independencia están divididos respecto a la oportunidad de celebrar ahora esta consulta.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP