AFP internacional

Jeremy Corbyn, durante un acto electoral laborista el pasado 21 de abril en la localidad británica de Whitchurch (Gales)

(afp_tickers)

El líder de la oposición laborista británica, Jeremy Corbyn, prometió este domingo cuatro días festivos más al año si es elegido primer ministro en las legislativas del próximo 8 de junio.

El objetivo es según Corbyn permitir a los británicos "pasar más tiempo en familia" pero también "celebrar la unidad" del país haciendo festivo el día del santo patrón de las cuatro naciones que constituyen el Reino Unido: Inglaterra (San Jorge), Escocia (San Andrés), Gales (San David) e Irlanda del Norte (San Patricio).

"Pocas veces las cuatro naciones que constituyen nuestro gran país han estado más divididas que hoy a causa de las políticas nefastas de este gobierno conservador. Allí donde [la primer ministra conservadora] Theresa May divide, el laborismo reunirá a nuestras cuatro naciones", dijo Corbyn en un comunicado.

Las amenazas para la cohesión del Reino Unido se han agravado desde el voto del Brexit, en junio de 2016, con las reclamaciones de independencia de los nacionalistas escoceses y la perspectiva de una vuelta a las fronteras entre Irlanda del Norte y su vecina del sur.

Corbyn también insistió en que el Reino Unido tiene menos día festivos que la mayoría de otros países del G20. Actualmente los ingleses y los galeses tienen ocho, los escoceses nueve y los irlandeses del norte diez.

Los laboristas están muy bajos en los sondeos antes de las elecciones anticipadas del 8 de junio, que Theresa May convocó para reforzar su mayoría y negociar mejor el Brexit.

El domingo un sondeo de ComRes para el Sunday Mirror indica que la mitad de los británicos apoyan al partido conservador, mientras que el laborismo no supera el 25% de intención de voto.

Se trata de la primera vez desde 1951 que los conservadores alcanzan la barrera simbólica del 50% de intenciones de voto.

AFP

 AFP internacional