Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un integrante de las Fuerzas Democráticas Sirias, en una barca en el lago Asad, creado en la presa de Tabqa, el 29 de abril de 2017

(afp_tickers)

A bordo de una gran barcaza que navega por el lago Asad, en Siria, un grupo de combatientes antiyihadistas observa a lo lejos una espesa columna de humo, testimonio de la dureza de la batalla en curso para reconquistar Raqa, la "capital" local del grupo Estado Islámico (EI).

Un equipo de la AFP acompañó a las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) en su camino hacia Tabqa.

La conquista de esta ciudad, en manos de los yihadistas, es clave para tomar luego Raqa, a punto de caer gracias a la ofensiva de las FDS, una alianza árabokurda apoyada por Estados Unidos.

Este lago artificial, creado en los años 1970 a partir de la presa de Tabqa, sirve ahora como corredor fluvial para que las FDS entren en Tabqa, pero también para que los habitantes puedan huir de los combates.

Las FDS entraron el lunes por primera vez en estad ciudad del norte de Siria y el lago es clave para poder transportar víveres y vehículos.

Cruzarlo requiere una hora, un trayecto que las FDS hacen varias veces al día con una barcaza construida con restos de otras embarcaciones y remolcada por cuatro barcos de pesca.

El sábado, decenas de civiles esperaron durante horas en la orilla norte, cerca de la ciudadela histórica de Jaabar, para poder huir de la ciudad con la ayuda de las FDS.

Muchos tenían aire cansado, con miedo, incrédulos todavía de haber huido de Tabqa, controlada en un 50% por la coalición árabokurda.

"Cuando subimos a bordo todavía no nos lo creíamos. Estábamos muy contentos" explicó a la AFP Ismail Mohamad, de 39 años, que llegó con su familia.

Pero "la gente tiene hambre y está cansada. Todo el mundo está moralmente agotado", añade este hombre muy moreno y de barba fina.

"La situación es muy mala" en Tabqa, recuerda. Su conquista abriría el camino hacia Raqa, a 55 kilómetros, el mayor objetivo de las FDS y de las fuerzas estadounidense que las apoyan por tierra y aire.

- Evacuar a los civiles -

Entre los que huyeron de Tabqa hay un hombre y su hijo, que se lavan la cara en el lago tras la travesía, o una mujer vestida con velo de color beige que da un trozo de pan a sus hijos.

De momento los civiles se quedan en el lago a la espera de que las FDS les den el visto bueno para irse a un lugar más seguro. Mientras tanto, los combatientes siguen cargando sus vehículos con víveres y suben de nuevo a bordo de la barcaza.

La presa de Raqa, al norte de la ciudad del mismo nombre, todavía está en manos del EI, lo que obliga a las FDS y a los civiles a navegar por la orilla sur del lago para cruzar al otro lado.

"Todavía hay mercenarios [del EI] en la presa, por eso no podemos traer civiles desde allí con total seguridad", explica a la AFP un comandante de las FDS que no quiere identificarse.

"Hemos creado una especie de corredor fluvial para evacuar a los civiles", explica, mientras los combatientes siguen repartiendo pan entre los refugiados.

Las barcas de pesca que remolcan a la barcaza son un préstamo de los pescadores locales.

La travesía del lago es muy tranquila excepto por el ruido del motor y de los aviones de la coalición, que sobrevuelan la zona por seguridad.

Durante el trayecto, los hombres y mujeres combatientes de las FDS se entretienen haciendo fotos, echándose agua o tomando té.

Es el caso de Amed Qamishlo, que dice ya no tener miedo del EI como antes.

"Dáesh [acrónimo árabe del EI] se está viniendo abajo en Tabqa y la situación es mejor que antes", asegura. "Hace algún tiempo teníamos que dar una gran vuelta para evitar las bombas que lanzaban los drones del EI", recuerda.

Cuando la barcaza se acerca a la orilla cercana al frente, un tractor entra en el agua y con una cuerda tira para que la embarcación pueda llegar a la costa, bajo la ansiosa mirada de varios civiles en camiones listos para cruzar y alejarse de la guerra.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP