Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El exdiplomático británico Crispin Tickell posa en su casa de Londres, el 16 de noviembre de 2016

(afp_tickers)

Como diplomático del Ministerio de Exteriores británico, Crispin Tickell ayudó a su país a ingresar en la Unión Europea en 1973. A los 86 años, reflexiona sobre las oportunidades perdidas y su desencanto con el Brexit.

"Creo que es un desastre. Es un fracaso de la política exterior", dijo a la AFP en su apartamento lleno de libros, en un piso alto con vistas al canal Regent de Londres.

"La política exterior británica se ha dejado en manos del voto de una gente que no sabe nada de todo esto y que probablemente sienten desprecio hacia los extranjeros en secreto".

Tickell trabajaba en la embajada británica en París cuando Francia bloqueó la entrada de Reino Unido en lo que entonces era la Comunidad Económica Europea y fue secretario privado de tres negociadores que acabaron llevando a buen puerto la candidatura británica.

Este diplomático refuta la tesis de los partidarios del Brexit de que Reino Unido solo pretendía participar en un bloque comercial cuando firmó su ingreso en 1973, y no en la unión política en la que se convirtió la UE.

"Era obvio que íbamos en esa dirección, la de unos Estados Unidos de Europa. Pero eso no significaba que fuéramos a renunciar a la soberanía", recordó.

Durante la campaña para el referéndum de junio, los partidarios de la ruptura acuñaron la promesa de "recuperar el control" en respuesta al enfado de la gente con las decisiones de Bruselas.

Sin embargo, Tickell recuerda que Londres creía entonces que "seríamos más efectivos en una era en que la Commonwealth (Mancomunidad de Naciones) empezaba a perder valor y Reino Unido era menos importante".

"Unirnos a la UE, como (el entonces primer ministro) Ted Heath entendió muy bien, nos colocaba en una posición más fuerte", asegura.

"Lo que no conseguimos es aprovecharlo y darnos cuenta de todo lo que podíamos hacer", añade.

- "Reino Unido nunca se tomó a la UE en serio" -

El Gobierno francés ha prometido firmeza con Reino Unido en las negociaciones de salida. Fue Francia, precisamente, quien más se opuso al ingreso británico.

No obstante, Tickell, que pasó seis años en la embajada de París y era jefe de gabinete del británico Roy Jenkins, presidente de la Comisión Europea en los años 70, recordó que Francia veía con buenos ojos la membresía británica para contrarrestar a Alemania.

Tickell estuvo presente en muchas de las reuniones y asegura que Reino Unido logró un buen acuerdo.

Un problema mayor, dice, es que "algunos líderes británicos nunca se tomaron el tema muy en serio".

"No creo que la gente se diera cuenta de que podíamos negociar todo lo que quisiéramos en la Unión Europea", reflexiona Tickell, poniendo como ejemplo que Londres podía haber tratado de reformar con más ahínco las generosas ayudas agrícolas del bloque, tan impopulares en Reino Unido.

"Podíamos haber hecho muchas cosas desde dentro sin necesidad de irnos", afirma.

- 'Una posición inferior' -

Tickell trabajó 36 años en el Ministerio de Exteriores y luego pasó a asesorar a los primeros ministros John Major y Tony Blair en temas medioambientales.

El diplomático conoce al actual ministro de Exteriores británico, Boris Johnson, cuyo padre, Stanley, es un viejo amigo, y cuya madre, Charlotte Johnson Wahl, hizo una pintura de Tickell y su esposa que cuelga de su apartamento.

Su último puesto fue el de embajador británico en la ONU, una experiencia que le dio una visión clara de cómo Londres puede ejercer su fuerza internacional.

Dijo que la posición de Reino Unido en el mundo tras el Brexit "será inferior, porque no tenemos la fuerza que nos daba la Unión Europea".

"Tal como están las cosas, estamos perdiendo peso en el mundo", añadió.

"Solo tienes que ver que los estadounidenses no nos toman tan seriamente como antes. Y creo que los miembros de la Commonwealth sienten lo mismo", analiza.

Aunque se exaspera con el resultado del referéndum, espera que no sea definitivo.

Después de todas las negociaciones podría ocurrir que "decidiéramos que nos conviene más estar dentro que fuera".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP