Albin Kurti, quien fuera apodado el "Che kosovar", está muy cerca de alcanzar el poder tras las legislativas del domingo en Kosovo, después de haber pasado por las prisiones de Slobodan Misolevic, defender la rebelión contra la tutela serbia y, en los últimos años, contra dirigentes "usurpadores".

"¡El día ha llegado! ¡El día ha llegado!", lanzó el domingo a sus simpatizantes este exlíder estudiantil, de 44 años, hoy carismático jefe de Vetevendosje ("Autodeterminación"), un partido de izquierda nacionalista que se presenta como de centro-izquierda y que el domingo obtuvo el 25,6% de los votos, según los resultados casi definitivos.

Desde hace casi dos años, el "Che kosovar" lleva traje y corbata, pero su verborrea sigue despertando un gran entusiasmo en sus mítines, a los que acuden multitud de jóvenes, estudiantes, trabajadores y desocupados, hartos de la precariedad, el clientelismo y la corrupción. "¡Al-bin Kur-ti! ¡Al-bin Kur-ti!", coreaban el domingo por la noche.

Ya se habían desgañitado en el último acto de campaña, el viernes en Pristina, que fue una demostración de fuerza de este partido, muy disciplinado. La energía y la rabia contrastaban con la apatía de los simpatizantes del PDK, ya entrados en año, que se congregaban a unos 400 metros más lejos para dar su apoyo al presidente Hashim Thaçi.

Éste tendrá que pasarle el relevo a su viejo rival, que tendrá que formar una coalición gubernamental.

Kurti conversará próximamente con Vjosa Osmani, la joven cabeza de lista del otro partido de la oposición, el LDK (centro-derecha), que obtuvo casi los mismos votos que Vetevendosje (24,8%), quedando por delante del PDK (21%).

- "Élite corrupta" -

Kurti también deberá convencer a los occidentales de que ya dejó de ser el hombre impulsivo que causaba malestar en las embajadas, preocupadas por sus sueños de unificar a todos los albaneses, una línea roja para los serbios.

Hoy, afirma que las condiciones para ese proyecto político no se dan. Y sí, en sus mítines sólo ondea la bandera albanesa, pero eso es porque la de Kosovo se asocia con "la élite política corrupta", que dirige al país desde que declarara su independencia, en 2008, había dicho Kurti a la AFP hace un año.

El domingo, afirmó su voluntad de "dialogar" con Serbia "de igual a igual". Un diálogo que lleva meses en punto muerto.

Antaño considerado como un duro por los serbios, tendrá como interlocutor al presidente Aleksandar Vucic, quien también fue en otro tiempo un ultranacionalista adepto a la gran Serbia, pero que hoy se presenta como un conservador de centro proeuropeo. El domingo, se declaró dispuesto a hablar con Albin Kurti, a quien Belgrado veía en 2017 como "el promotor abierto de un conflicto".

- "Justo. Ni fuerte ni débil" -

Albin Kurti, quien desde 2018 consideraba su llegada al poder algo inevitable, declaró en aquel momento a la AFP que evitaría adoptar una postura autoritaria, de la que lo acusan sus detractores. Algunos militantes de Vetevendosje devolvieron su carné, acusando al líder de no tener más objetivo que el de convertirse en "el próximo padre de la Nación".

"Sería justo. Ni fuerte ni débil", declaró a la AFP en aquel momento Kurti, cuyo nombre nunca ha aparecido en ningún caso de corrupción, algo inusual en la clase política kosovar y que le ha hecho ganarse el favor del electorado.

Albin Kurti llegó a las puertas del poder suavizando su imagen pero manteniendo la popularidad que le viene de su época de líder estudiantil, cuando organizaba unas manifestaciones anti-Milosevic que solían degenerar en disturbios.

Pasó más de dos años en prisiones serbias (1999-2001) y luego se puso en contra de los jefes de la guerrilla independentista albanesa, que combatieron contra las fuerzas serbias (1998-1999) y gobiernan Kosovo desde la proclamación de la independencia.

Sostiene que "el programa de Vetevendosje es socialdemócrata desde 2013", pero en marzo de 2018 seguía incitando a sus diputados a echar gases lacrimógenos en el Parlamento para impedir que se aprobase una ley.

El cambio se remonta, de hecho, a las legislativas de 2017, en las que Vetevendosje ya había quedado en el primer puesto. Pero, en su carrera hacia el poder se topó con una alianza de los partidos de los excomandantes de la guerrilla, para agrado de los occidentales.

Pero, según el analista político Imer Mushkolaj, estos últimos no tienen "ninguna razón para no apoyar un nuevo Gobierno liderado por Kurti" pues "él no dirigirá Kosovo como dirigió la oposición".

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes